Embarazada me acosté con el novio de mi hija parte 2

Embarazada me acosté con el novio de mi hija parte 2

Me despert√© con la cabeza totalmente cambiada. Despu√©s de lo que hab√≠a pasado el d√≠a anterior decid√≠ que ya no pod√≠a hacer nada para evitar que mi hija me usara como regalo de cumplea√Īos de su novio, y llegu√© a la conclusi√≥n de que si eso iba a suceder entonces al menos iba a disfrutarlo. Me hab√≠a dormido desnuda despu√©s de masturbarme la noche anterior y el plug anal que Gigi me hab√≠a dado hab√≠a quedado sobre la mesita de luz, lo llev√© al ba√Īo, lo lav√© bien, lo lubriqu√© y me lo met√≠ de nuevo en el culo. Esta vez ni siquiera me hizo falta ponerme en cuclillas porque entr√≥ muy f√°cil. Fui al vestidor y mientras decid√≠a lo que me iba a poner vi el vestido strapless que hab√≠a usado ya hac√≠a m√°s de dos meses cuando le hab√≠a mostrado las tetas a Lucas por primera vez. Me lo prob√©. Si entonces ya me marcaba exageradamente los pechos y la panza, ahora parec√≠a que la tela iba a rasgarse en cualquier momento, y mi escote era tan largo que hasta se pod√≠a estacionar una bicicleta. Baj√© a la cocina y los chicos todav√≠a dorm√≠an, me prepar√© el desayuno y me sent√© a la mesa. Me hab√≠a acostumbrado tanto al plug que casi ni lo sent√≠a, hasta el punto de que cuando fui al ba√Īo un rato despu√©s casi olvido sac√°rmelo. Gigi y Lucas bajaron bastante tarde, casi a la hora del almuerzo, y los dos pusieron la misma cara de asombro al verme vestida as√≠. Mientras Lucas hablaba por tel√©fono con su mam√° en el comedor Gigi me tom√≥ por sorpresa y me levant√≥ la parte de atr√°s del vestido para comprobar que ten√≠a el plug puesto. Despu√©s de ordenar y limpiar un poco la casa almorzamos los tres juntos y nos quedamos conversando en la sobremesa.

-Ma, ¬ŅDe d√≥nde sacaste ese vestido?

-Lo ten√≠a guardado, nunca lo uso, ¬ŅTe gusta?

-Bueno, je, no s√© c√≥mo decirlo, te ves s√ļper puta ‚ÄstSi la cosa hubiera sido entre nosotras no me hubiera sonrojado, pero mi hija me hab√≠a dicho puta delante de su novio, y mi reflejo fue mirarlo a √©l para ver su reacci√≥n.

-Amor, no seas bruta, ¬ŅC√≥mo le vas a decir eso a tu mam√°?

-Bueno, es la verdad. Además, me acabo de dar cuenta que tiene todas las tetas mojadas…

-¬ŅEn serio? ‚ÄstMe mir√© el pecho. Era cierto. La excitaci√≥n permanente de tener el plug puesto y la presi√≥n del el√°stico del vestido me hab√≠an hecho sacar tanta leche que ten√≠a dos aureolas de humedad del tama√Īo de un plato alrededor de los pezones¬†‚Äď Que verg√ľenza, ahora vengo, me voy a cambiar y a poner unos discos de algod√≥n.

-No mam√°, esper√°. No puedo creer que ya ten√©s leche. ¬ŅSale mucha? ‚ÄstAntes de que pudiera levantarme, Gigi rode√≥ la mesa y se par√≥ junto a m√≠.

-Bueno, leche leche todavía no es, es como un líquido transparente que…

-WOW, ¬ŅPuedo verlo?, por favor.

-¬°No!

-Dale ma, porfa, ¬ŅQu√© tiene de malo? ¬ŅTe pens√°s que no s√© que Lucas ya te vio las tetas varias veces? ‚ÄstEl tono de mi hija hab√≠a pasado una vez m√°s de inocente a desafiante, era la primera vez que hablaba del tema tanto delante m√≠o como de Lucas.

-Hija, por favor‚Ķ -¬†No sab√≠a muy bien que decir ni que hacer, y desde el otro lado de la mesa Lucas nos miraba a las dos sin intervenir, como un plateista que ve un partido de f√ļtbol desde la primera fila.

-No seas tímida… - Gigi se puso atrás mío y me agarró el elástico del vestido por los costados tirando hacia abajo. La tela se deslizó hasta finalmente dejar mis tetas libres sobre la mesa. Tenía los pezones mojados y de cada de uno de ellos asomaba una gotita.

-¬°Gigi no!¬†‚Äď Me cubr√≠ con los brazos pero ya era demasiado tarde, tanto ella como Lucas hab√≠an tenido tiempo de pasear la mirada por mis pechos desnudos y humedecidos.

-Mam√°, ten√©s los pezones gigantes, es incre√≠ble. Los m√≠os no tienen ni la mitad del tama√Īo...

-Bueno es normal, el embarazo los agranda - Yo seguía cubriéndome con los brazos avergonzada por la situación.

-Hablando de pezones, creo que ya es momento de que te confiese algo… - Mi hija se paró en la cabecera de la mesa, se sacó la remera y puso las manos en su espalda para desabrocharse el sostén.

-¬ŅQu√© hac√©s, est√°s loca?

-No, ya vas a ver, es que tengo que mostrarte lo que me hice en el verano ‚ÄstDej√≥ caer el sost√©n y qued√≥ en tetas tambi√©n, me hubiera llamado la atenci√≥n el tama√Īo y la redondez perfecta de sus pechos de no ser por el brillo met√°lico que me hizo darme cuenta de que mi hija se hab√≠a perforado los pezones.

-¬°Dios m√≠o!, ¬ŅQu√© te hiciste? -¬†Ten√≠a las aureolas peque√Īas pero cada pez√≥n estaba estirado y atravesado por un piercing que consist√≠a en un semic√≠rculo que en los extremos ten√≠a un cono puntiagudo que apuntaba hacia afuera, una especie de tacha. Se ve√≠a muy intimidante.

-¬ŅTe gustan? A Lucas lo vuelven loco, ¬ŅNo amor? ‚ÄstCon el asombro por lo que se hab√≠a hecho mi hija olvid√© el pudor y baj√© los brazos. Tanto mis tetas como las de Gigi apuntaban directamente a la cara de Lucas, que sin √©xito intentaba disimular su sonrisa de ni√Īo en parque de diversiones.

-S-si… Claro.

-Bueno ma, me parece que con Luqui vamos a subir a dormir una siestita.

Dicho eso Gigi tom√≥ a su novio por un brazo y se lo llev√≥ por las escaleras a su habitaci√≥n. Ni ella volvi√≥ a cubrirse los pechos, ni √©l tuvo el m√°s m√≠nimo gesto para, al levantarse, ocultar la erecci√≥n que hab√≠a convertido su pantal√≥n de jogging en una carpa de circo. Yo me hab√≠a quedado sin reacci√≥n y reci√©n cuando escuche la puerta de Gigi cerrarse me tap√© como pude y levant√© las cosas de la mesa. Supuse que la escena los hab√≠a dejado bastante excitados, porque no volvieron a salir hasta la hora de la cena. Yo me hab√≠a puesto un vestido bastante menos revelador y, como ya era costumbre, no se dijo una sola palabra sobre lo que hab√≠a pasado al mediod√≠a. Pero m√°s tarde, cuando ya me hab√≠a ba√Īado, me hab√≠a sacado el plug, me hab√≠a puesto el camis√≥n y estaba a punto de dormirme, llamaron a la puerta de mi habitaci√≥n. Era Lucas, estaba en calzoncillos y esta vez ven√≠a solo.

-Lucas‚Ķ ¬ŅTodo bien?

-Sisi… perdón… Gigi me echó…

-¬ŅC√≥mo que te ech√≥?, ¬ŅSe pelearon?

-Pelearnos no nos peleamos. Lo que pasa es que‚Ķ se enoj√≥ y me dijo que venga a dormir con vos, que ma√Īana se le va a pasar.

-¬ŅEso te dijo?

-Sí, pero no importa, puedo dormir en el sillón abajo.

-No. Pas√° y cerr√° la puerta. ¬ŅPuedo saber por qu√© se enoj√≥?

-Despu√©s de lo de hoy al mediod√≠a se qued√≥ pensando, y hace un rato me pregunt√≥ si‚Ķ Si tus pechos me gustan m√°s que los de ella ‚ÄstMe sent√© en la cama y Lucas se sent√≥ a mi lado.

-¬ŅY vos que le dijiste?

-Le dije que los de ella son hermosos pero que no puedo mentir, los tuyos son los mejores que vi en mi vida.

-Ay Luqui‚Ķ¬†- Su tono era tan tierno que no parec√≠a que estuvi√©ramos hablando de mis tetas y de las tetas de mi hija¬†‚Äď Con las mujeres ten√©s que ser un poco m√°s inteligente, m√°s diplom√°tico, a nosotras nos gusta que siempre nos digan que somos las mejores. ¬ŅQu√© perd√≠as con decirle que las de ella te gustan m√°s?

-No sé, supongo que quise ser sincero, pero se lo tomó mal, me empujó afuera de la habitación y me dijo que si prefería las tuyas que entonces viniera a dormir con vos.

-Que tonter√≠a. Vamos a hacer una cosa, dale un ratito para que se le pase el enojo y and√° a decirle que para vos ella es la m√°s linda del mundo, decile lo que quiere escuchar, y vas a ver que te va a perdonar, yo la conozco ‚ÄstAdem√°s de conocerla, sab√≠a que Gigi tampoco se hab√≠a enojado en serio con √©l, y que otra vez me mandaba a su novio para seguir jugando al mismo jueguito de siempre. Pero esta vez las reglas estaban claras y yo ya no iba a dejar de jugar.

-Est√° bien, voy a hacer eso.

-As√≠ me gusta. Pero antes de ir, quiero que me digas una cosa. ¬ŅPor qu√© te gustan tanto? ‚ÄstMientras dec√≠a eso, me saqu√© el camis√≥n por encima de la cabeza, me par√© al lado de la cama y me puse frente a √©l con mis tetas apenas a unos cent√≠metros de su cara.

-Uff. Así me va a ser muy difícil responder.

-Intent√° y quiz√°s tengas un premio.

-Bueno… me gustan por la forma, son muy redondas, muy grandes, con pezones perfectos…

-Mhhh segu√≠, vas bien ‚ÄstMientras lo escuchaba me acariciaba a m√≠ misma con las dos manos y me pellizcaba rozando sus labios con la punta de mis pezones ‚ÄstAhora contame como se sienten.

-Se sienten suaves, mullidas, me encanta que siempre estén tibias y…

-¬ŅAhora est√°n tibias? -¬†Me arrodill√© y apoy√© las tetas en su entrepierna por encima del calzoncillo, que ahora estaba completamente inflado por una erecci√≥n. Entre los dos corrimos la tela y liberamos a su verga del encierro.

-Si seguís haciendo esto me voy a volver loco.

-Yo ya me volví loca hace rato, y ahora creo que me estoy volviendo adicta a tu pija.

Era cierto, apenas hab√≠a pasado diez d√≠as sin verla y estaba ansiosa por tocarla, sentirla. Me invadi√≥ una placentera sensaci√≥n de poder en el momento en que la agarr√© por la base y la recorr√≠ lentamente con las palmas de las manos, palp√© la suavidad de su escroto, observ√© en detalle como los tonos anaranjados de la piel de la base se iban volviendo rojizos m√°s cerca del glande. Me detuve con mis dedos en el agujero de la uretra y me di cuenta de que tambi√©n era enorme, lo rellen√© con la lengua y sent√≠ el sabor salado de las gotitas que poco a poco iba soltando. Jugu√© a deslizar mis labios mojados por el relieve desmesurado de las venas que recorr√≠an todo el pene aleatoriamente, y disfrut√© cada mil√≠metro porque no sab√≠a cu√°ndo volver√≠a a tenerlo as√≠, todo para m√≠.¬†Perd√≠ la cuenta del tiempo que pas√© lami√©ndolo, bes√°ndolo, chup√°ndolo y masturb√°ndolo con las tetas, hasta que, finalmente, cuando Lucas estaba a punto de acabar, me decid√≠ a probar algo a lo que jam√°s me hab√≠a atrevido. Me acost√© en la cama boca arriba y dej√© mi cabeza colgando hacia afuera, le ped√≠ que se pusiera de pie y, con mis brazos hacia atr√°s, lo fui dirigiendo hasta que volvi√≥ a met√©rmela en la boca. Entonces respir√© hondo por la nariz, relaj√© los m√ļsculos de la garganta y lo acerqu√© hasta que la cabeza de su pija lleg√≥ a mi faringe. Ya no pod√≠a respirar ni por la nariz y sent√≠a como todo su grosor me asfixiaba, deslic√© una mano por mi cuello y pude sentir un bulto que se mov√≠a. Estaba poni√©ndome roja y me lloraban los ojos, pero cada segundo val√≠a la pena solo por escuchar los gemidos de placer de Lucas, que se hab√≠a inclinado hacia adelante y ahora acariciaba en c√≠rculos mi barriga mientras intentaba hacerme tragar su pija un poco m√°s profundo. Su orgasmo lleg√≥ cuando ya estaba a punto de ahogarme, y pr√°cticamente no sent√≠ la descarga: estaba tan adentro que casi todo el semen fue a parar directamente a mi est√≥mago, pero cuando la sac√≥ y pude respirar tuve un ataque de tos tan grande que el pobre se asust√≥ y fue corriendo al ba√Īo a traerme un vaso de agua. Despu√©s de eso nos dimos las buenas noches y volvi√≥ a la habitaci√≥n de Gigi.

11 de Junio de 2020

Me desperté asustada por un ruido y vi que Gigi estaba sentada a los pies de mi cama, había entrado sin pedir permiso y no sabía desde hacía cuanto tiempo me estaba mirando dormir.

-Hola mami, buen día.

-Hija, que susto me diste, ¬ŅQu√© hac√©s ac√°?

-Nada… Quería hablar con vos ni bien te despertabas, así que te estaba esperando.

-Al menos pod√≠as haber golpeado la puerta, ¬ŅNo?

-Bueno ma, no te enojes. ¬ŅTe gust√≥ el regalito que te mande ayer?

-¬ŅRegalito?, ¬ŅQu√© me mandaste?

-Jeje, si no recuerdo mal mi novio te vino a visitar y se quedó un rato con vos…

-Gigi, me parece que… - Ya no sabía ni lo que decía, mi hija me tenía atrapada por todos los rincones.

-Shh, no digas nada, no fue por eso que vine. Vine porque faltan cuatro días para el cumple de Lucas, y a este paso no vamos a llegar a prepararte…

-¬ŅA prepararme?

-Para que est√©s lista para √©l ‚ÄstDijo eso y se mordi√≥ los labios llevando ambos pu√Īos hacia atr√°s y hacia adelante como en se√Īal de tener sexo.

-¬ŅEn serio vamos a seguir con esta tonter√≠a?

-No es una tonter√≠a. Vos el lunes vas a tener que cumplir con lo que me prometiste. Y yo te estoy ayudando para que puedas hacerlo. Si la preparaci√≥n te parece una tonter√≠a podemos dejarla, pero cuando Lucas te rompa el culo y no puedas caminar por una semana no quiero escucharte llorar ‚ÄstMe qued√© en silencio y baj√© la cabeza, del bolsillo de su pantal√≥n mi hija sac√≥ el plug anal mediano del juego que hab√≠a comprado¬†‚Äď Bueno ahora quiero que te pruebes este, el otro me parece que ya te queda un poco chico porque ayer te vi bastante c√≥moda. ¬ŅLo estuviste usando, no?

-Si…

-Mejor así, igualmente te repito que si no lo usas la que se va a perjudicar sos vos. Ahora ponetelo por debajo de las sabanas, yo no miro.

Estir√≥ el brazo para darme el plug y se qued√≥ sentada a los pies de la cama d√°ndome la espalda, yo me sent√≠a totalmente humillada, y mientras separaba las piernas pensaba que a esa altura que ella mirara o no mirara ya no cambiaba nada. Me pregunt√© qu√© era lo que ten√≠a planeado para el lunes, ¬ŅIba a dejarme en la casa a solas con Lucas para que le cumpliera su fantas√≠a?, ¬ŅO otra vez lo mandar√≠a por la noche a mi habitaci√≥n y me escuchar√≠a gritar desde la suya? Estuve a punto de preguntarle pero prefer√≠ no saber. Lubriqu√© la punta del plug y me lo met√≠ despacio en el culo mientras Gigi escuchaba mis quejidos. Esta vez el tama√Īo era un poco m√°s grande y me cost√≥ recibirlo, aunque una vez que entr√≥ me di√≥ la sensaci√≥n de que mi ano lo asimil√≥ bastante bien.

Pas√© toda la ma√Īana con un gesto de incomodidad en la cara, y me sent√≠ aliviada cuando antes del mediod√≠a Lucas se despidi√≥ para volver a su casa. Aunque yo segu√≠a con el plug metido en el culo Gigi no volvi√≥ a hacer menci√≥n de eso en todo el d√≠a, y a eso de las tres de la tarde recib√≠ un mensaje urgente de Sebas en mi celular, quer√≠a llamarme por video conferencia. Me conect√© con mi computadora desde el comedor y mi hija se acerc√≥ con carita de inocente para saludar a mi marido, que jam√°s hubiera podido imaginar las cosas que ella me estaba obligando a hacer. Si Sebas hubiera sabido lo que yo ten√≠a metido adentro mientras habl√°bamos y lo que iba a hacer en unos pocos d√≠as, probablemente se hubiera quedado para siempre en Madrid, y por eso mismo me avergonc√© tanto cuando √©l, con toda la alegr√≠a del mundo, nos comunic√≥ que ya ten√≠a fecha de regreso. Todos festejamos y yo no sab√≠a si prefer√≠a que Sebas llegara antes del lunes para salvarme de los planes de mi hija, o despu√©s para‚Ķ bueno‚Ķ terminar con lo que ya hab√≠amos empezado. Finalmente Sebas nos confirm√≥ que su vuelo llegar√≠a a Buenos Aires el veintid√≥s de junio, justo una semana despu√©s del cumplea√Īos de Lucas.

12 de Junio de 2020

Hab√≠an pasado m√°s de veinticuatro horas desde que me hab√≠a puesto por primera vez el plug mediano y solo me lo hab√≠a vuelto a sacar por cinco minutos para ir al ba√Īo, ya que, por consejo de Gigi, ahora lo usaba tambi√©n para dormir. Me lav√© los dientes y me mir√© desnuda en el espejo del ba√Īo, ten√≠a la panza enorme y la vagina hinchada, mis pezones oscuros soltaban cada tanto una gotita de l√≠quido transparente, y no entend√≠a si todo lo que le pasaba a mi cuerpo era producto de la cercan√≠a del sexto mes del embarazo, o de la excitaci√≥n por lo que pasar√≠a el lunes. Probablemente eran las dos cosas.

14 de Junio de 2020 (veintiséis semanas de embarazo)

Gigi se hab√≠a quedado en casa conmigo todos esos d√≠as y las cosas flu√≠an normalmente, salvo por los dos o tres momentos al d√≠a en que me levantaba el vestido para controlar si ten√≠a puesto el plug en el culo. Yo no hab√≠a hecho trampa en ning√ļn momento, y ya sent√≠a que la bolita de acero era casi una parte de mi cuerpo, me hab√≠a acostumbrado a mirarme de espaldas al espejo y ver el corazoncito rojo entre mis nalgas. A la tarde Gigi baj√≥ al comedor y me dijo que ten√≠a que hablar conmigo.

-Mami, quiero que nos pongamos de acuerdo en algunas cosas, ¬ŅEst√° bien?

-¬ŅQu√© tipo de cosas?

-Mhh, varias cosas. Primero que nada, ma√Īana es el cumple de Luqui. Ya quedamos que va a almorzar y va a pasar la tarde con su familia y despu√©s va a venir a casa para buscar su regalito‚Ķ¬†- Cuando dijo ‚Äėregalito‚Äô hizo un gesto con los p√°rpados y inclin√≥ la cabeza hacia m√≠.

-¬ŅEntonces?¬†‚Äď Tragu√© saliva.

-Bueno, vas a tener que estar preparada. Pero vos no te preocupes porque no vas a tener que hacer nada, yo me voy a ocupar de todo. Lo √ļnico que ten√©s que hacer es hacerme caso. ¬ŅEst√° claro?

-S-Si… - Mi propia hija me hablaba como si fuera mi maestra, o algo peor, pero yo ya no estaba en condiciones de desafiarla ni de decir ninguna otra cosa.

-Muy bien, entonces lo primero que vas a hacer, si no quer√©s pasarla mal ma√Īana, es ponerte el √ļltimo dilatador y dej√°rtelo puesto hasta que yo te diga. Tom√° ‚ÄstMe mostr√≥ el √ļltimo plug del juego de tres, el m√°s grande, y el pomo de lubricante.

-Hija‚Ķ ¬ŅVos cre√©s que va a ser necesario?, Quiz√°s as√≠ ya podamos‚Ķ -¬†No me atrev√≠ a completar la oraci√≥n.

-No seas cabeza dura ma. Mir√°, este plug es igual de ancho que Lucas, as√≠ que si pod√©s con este entonces pod√©s con √©l, ¬ŅNo?

-Est√° bien, dame ‚ÄstUna vez m√°s baj√© la cabeza y estir√© el brazo para agarrarlo con la intenci√≥n de ir al ba√Īo para cambiarme el mediano por el grande.

-No. Te lo vas a poner ac√°. Quiero ver si te entra f√°cil ‚ÄstGigi lubric√≥ el plug, lo apoy√≥ en la alfombra, se puso de pie al lado y me hizo un gesto hacia abajo con los dedos.

-Pero…

-Pero nada, ¬ŅQu√© acabamos de decir?, ¬ŅMe vas a hacer caso o vas a empezar con los peros?, vamos, lev√°ntate el vestido y sacate el que ten√©s puesto.

Enganché la parte de abajo del vestido por encima de mi barriga, desde que habíamos empezado con el tema de la dilatación ya no usaba bombachas, y con un poco de esfuerzo me saqué el plug mediano que llevaba puesto. El otro, que brillaba lubricado sobre la alfombra, era demasiado grande, era cierto que era tan ancho como el pene de Lucas, y de no ser porque ya tenía el ano dilatado jamás hubiera podido metérmelo. Me puse en cuclillas y bajé hasta que sentí la humedad fría del lubricante, Gigi se acercó por mi espalda y me tomó por los hombros para ayudarme a controlar el descenso mientras el cono metálico me abría lentamente. Al principio entró bastante fácil porque estaba dilatada por el plug que acababa de sacarme, pero cuando llegué a la parte más ancha empecé a sentir como mi esfínter llegaba al máximo de resistencia. Grité para pedirle a mi hija que me levantara, pero ahora, en lugar de sostenerme ella me empujaba hacia abajo. En el momento en que pensé que iba a romperme llegué al punto más ancho y respiré aliviada cuando mis nalgas tocaron la alfombra y mi ano se cerró alrededor de la parte inferior del plug. Me lo había metido completo en el culo.

-Ya est√° mami, ¬ŅViste que no era tan tr√°gico?, Vas a ver que ma√Īana no te va a doler nada. A ver‚Ķ parate.

-Uff‚Ķ Ayudame, no puedo‚Ķ ‚ÄstMe hab√≠a relajado despu√©s de semejante esfuerzo y ni siquiera pod√≠a moverme. Estaba empezando a tomar consciencia del tama√Īo de lo que acababa de meterme.

-Ven√≠, te voy a sentar en el sill√≥n, que pesada est√°s ‚ÄstGigi me dio las manos, tir√≥ para levantarme y me sent√≥ con mucho cuidado en el sill√≥n - ¬ŅY?, ¬ŅC√≥mo se siente?

-Como un parto, pero de afuera hacia adentro, y por el culo ‚ÄstLas dos nos re√≠mos con ganas, yo ya hab√≠a pasado un umbral en el que no ten√≠a otro remedio que re√≠rme de mi misma.

-Bueno ma, pens√° que lo m√°s dif√≠cil ya pas√≥, ahora qu√©date quietita mientras te acostumbras, ¬ŅQuer√©s que te traiga un t√©? ‚ÄstDespu√©s de conseguir lo que quer√≠a Gigi hab√≠a vuelto a ser la hija cari√Īosa de siempre.

-Sí, dale. Creo que la beba está pateando.

Pas√© el resto del d√≠a sentada en el sill√≥n, Gigi se acercaba cada tanto para palparme la panza y ver si pod√≠a sentir algo, parec√≠a como si se hubiera olvidado de todo ese jueguito de la dilataci√≥n anal, pero yo no lo pod√≠a olvidar: si tener un beb√© de seis meses movi√©ndose en mi √ļtero era poco, ahora ten√≠a el recto completamente ocupado por una bola de acero que tambi√©n parec√≠a estar pate√°ndome por dentro. Me fui a dormir sin cenar, nerviosa por lo que pasar√≠a al d√≠a siguiente y tambi√©n un poco intrigada por saber cu√°les eran los planes de mi hija para llevar a cabo semejante locura.

 

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.