Embarazada me acost茅 con el novio de mi hija parte 3

Embarazada me acost茅 con el novio de mi hija parte 3

Me despert茅 a eso de las diez y lo primero que me vino a la mente fue el plug anal que todav铆a me forzaba por dentro, aunque, contrariamente a lo que esperaba, dorm铆 mejor que nunca y sin interrupciones en toda la noche. Me sorprend铆 por la forma en que mi cuerpo se hab铆a acostumbrado a tener alojado algo tan grande. Ya no sent铆a dolor, pero caminaba con las piernas abiertas y balance谩ndome hacia los costados, como un pato. Cuando baj茅 Gigi estaba en la cocina y me hab铆a preparado el desayuno, pero no era un desayuno cualquiera, sobre la mesa hab铆a frutas cortadas y un batido verde que ella estaba terminando de hacer en la licuadora.

-Buen diiia, 驴C贸mo dormiste?

-Buen d铆a hija, muy bien 驴Qu茅 es todo esto?

-Tu desayuno de hoy, sentate.

-Nunca como frutas a la ma帽ana, 驴Y ese batido?

-Es un batido especial para limpiar los intestinos, tiene de todo, manzanas, apio, kiwi, pepino, y varias cositas m谩s jeje.

-驴Y para que quiero limpiarme los鈥?

-驴En serio hace falta que te explique?, Vos confi谩 en m铆, estuve averiguando. Lo importante es que puedas ir al ba帽o en un par de horas y que vayas bien para sacarte todo y estar perfecta hoy a la noche 驴Se entiende?, Durante el resto del d铆a vas a comer solo frutas.

La situaci贸n me dio tanta verg眉enza que termin茅 tomando ese batido lo m谩s r谩pido posible y me fui al comedor a ver televisi贸n. Gigi subi贸 las escaleras y baj贸 un poco despu茅s, tra铆a una toalla y mi m谩quina de cera.

-Tom谩, sacate el vestido y sentate sobre la toalla, te voy a depilar.

-驴Hace falta? Desde la 煤ltima vez apenas me creci贸 un poco鈥β- Hab铆a pasado m谩s de un mes y apenas me hab铆a crecido una alfombrita que para mi gusto era bastante aceptable.

-Claro que hace falta. Hoy ten茅s que estar hecha una diosa. No te preocupes, ya sab茅s que soy buena en esto.

Cuando la cera estuvo caliente me desnud茅 y me abr铆 de piernas en el sill贸n. En esa posici贸n pod铆a sentir como mi ano reten铆a el plug que hac铆a fuerza para escaparse. Gigi me aplicaba la cera y cada tanto jugaba con el corazoncito rojo que sobresal铆a de mi culo, lo giraba, lo empujaba, y yo ten铆a que morderme la lengua para ahogar quejidos y suspiros. En un momento tir贸 con maldad hacia afuera, casi hasta sacarlo, pero mi esf铆nter estaba tan aferrado al acero que inmediatamente lo devolvi贸 a su lugar. Terminamos con la depilaci贸n para la hora del almuerzo y, mientras Gigi com铆a porciones de pizza de la noche anterior, yo solo estaba autorizada a comer fruta. Cuando por fin me agarraron ganas de ir al ba帽o me encontr茅 con lo que tanto tem铆a: sacarme el plug era imposible. El lubricante con el que me lo hab铆a metido el d铆a anterior se hab铆a ido y ahora ya no se deslizaba con tanta facilidad. No me qued贸 otra opci贸n que llamar a mi hija, que agreg贸 m谩s lubricante para despu茅s sacarlo con suaves movimientos de ida y vuelta. Mis gritos de dolor fueron tan fuertes que casi tuvo que taparse los o铆dos. Sal铆 del ba帽o un rato despu茅s y Gigi me esperaba con el plug en la mano, lo hab铆a desinfectado y lo hab铆a lubricado otra vez, yo intent茅 negarme con la excusa de que todav铆a me dol铆a demasiado, pero ella fue implacable, dijo que si no me lo pon铆a me cerrar铆a y todo el esfuerzo habr铆a sido en vano. A pesar de mis quejas, estaba tan dilatada que casi ni sent铆 cuando el plug volvi贸 a entrarme entero en el culo. Dorm铆 la siesta por el resto de la tarde, y a eso de las seis Gigi vino a buscarme a mi habitaci贸n, tra铆a un par de frascos, algod贸n y un aparatito extra帽o parecido a un marcador grueso.

- Arriba mami, despertate, tenemos que preparar unas cositas para hoy a la noche, en una hora o un poquito m谩s va a llegar Lucas y ten茅s que estar lista.

-驴Qu茅 es todo esto?

-Te voy a hacer unos tatuajes con henna.

-驴Est谩s loca?, 驴C贸mo me vas a hacer un tatuaje?, eso s铆 que no te lo puedo permitir鈥

-Quedate tranquila, son tatuajes temporales, en unos d铆as se van鈥

-En unos d铆as viene Sebas, no creo que le guste ver que yo鈥

-Si hoy te port谩s bien te prometo que ma帽ana te lo saco, son muy f谩ciles de borrar, ya vas a ver.

-驴Y qu茅 me pens谩s tatuar?

-Es una sorpresa, ponete de espaldas.

-Menos mal que todo esto termina hoy, porque ya no s茅 con qu茅 cosa nueva vas a salir 鈥撀Me sent茅 y le di la espalda como me ped铆a.

-As铆 no, ponete en cuatro sobre la cama.

Obedec铆 y durante un rato sent铆 como Gigi me aplicaba sobre la espalda un l铆quido espeso y caliente que parec铆a endurecerse sobre mi piel. Cada tanto soplaba para enfriarlo, estaba tan concentrada que no dijo una palabra, y cuando termin贸 inmediatamente se puso a trabajar en otra aplicaci贸n sobre mi nalga derecha, me hac铆a cosquillas. Despu茅s de dejarme un rato as铆 me pas贸 un trapo h煤medo por los lugares donde me hab铆a puesto el l铆quido y sac贸 los restos secos. Parec铆a satisfecha. Con su tel茅fono celular le sac贸 una foto a mi espalda y me la mostr贸. Entre mis om贸platos, con letras muy prolijas y ceremoniales, dec铆a: 鈥淔eliz cumplea帽os amor鈥.

-驴Te gusta ma?

-驴No ser谩 mucho?, 驴Me vas a mostrar el otro que me hiciste m谩s abajo?

-No, ese es un secreto entre Lucas y yo, ya te vas a enterar m谩s tarde. Ahora sentate en la cama que te voy a maquillar.

-驴Y qu茅 me voy a poner?

-En realidad no pensaba vestirte鈥 Pero ahora que lo dec铆s, algo bien cortito abajo no estar铆a nada mal.

Antes de que yo pudiera responder fue hasta mi vestidor y casi lo primero que encontr贸 fue la minifalda y el portaligas que me hab铆a puesto para Lucas. Se rio de m铆 por tener prendas tan insinuantes y me las dio para que me las pusiera. Despu茅s pas贸 varios minutos maquill谩ndome, y cuando me mostr贸 mi cara en el espejo casi no me reconoc铆. Yo quer铆a levantarme la minifalda y mirar lo que me hab铆a tatuado en la nalga, pero Gigi no me daba oportunidad. Entonces son贸 su tel茅fono y revis贸 la pantalla.

-Es un mensaje de Lucas, est谩 saliendo de la casa y llega en quince minutos.

-驴Y qu茅 pens谩s hacer?聽鈥 Pregunt茅 inocentemente esperando como respuesta que ella se encerrar铆a en su habitaci贸n para dejarme con 茅l, o algo as铆, pero al parecer ese no era el plan.

-Ven铆, acompa帽ame 鈥撀Me tom贸 del brazo y me arrastr贸 hasta su habitaci贸n.

-驴Y esto?聽鈥 El lugar estaba irreconocible, hab铆a colocado luces rojas y azules, guirnaldas muy elegantes y almohadones por todos lados.

-Vas a esperar ac谩 y yo lo voy a traer cuando llegue 鈥聽Puso dos almohadones en el piso, cerca de la cama 鈥撀Arrodillate sobre los almohadones.

-驴Lo vamos a hacer ac谩 en tu habitaci贸n?聽鈥 Mi pregunta fue bastante est煤pida. Me arrodill茅 en los almohadones e inmediatamente Gigi tom贸 una cinta de raso larga de su escritorio, la envolvi贸 con varias vueltas alrededor de mis tobillos y subi贸 hasta rematarla con un nudo cerca de mis rodillas.

-Apoy谩 los codos en este banco 鈥撀Puso delante de m铆 un banquito acolchado muy bajo. Obedec铆 y con otra cinta id茅ntica me inmoviliz贸 los antebrazos desde los codos hasta las mu帽ecas.

-驴C-Cuanto tiempo pens谩s dejarme as铆? 鈥撀Me puse un poco nerviosa, aunque tengo que confesar que los almohadones me ahorraban el dolor del peso de las rodillas sobre el piso duro, y mis brazos sobre el banquito me levantaban lo suficiente como para que mi panza quedara protegida y sin posibilidad de aplastarse.

-El tiempo que sea necesario.

Gigi se coloc贸 detr谩s de m铆 y empez贸 a rotar suavemente el plug para sacarlo como lo hab铆a hecho m谩s temprano, esta vez no tuvo que usar lubricante. Yo intentaba girar la cabeza para ver lo que suced铆a detr谩s, pero la posici贸n me hac铆a doler el cuello. Me sent铆a como una vaca a la que estaban a punto de marcar. Escuch茅 que sac贸 algo del caj贸n de su escritorio y con el rabillo del ojo pude ver que se trataba de las bolas chinas que hab铆a comprado junto con los plugs. Me quej茅 y trat茅 de resistirme pero los nudos estaban muy bien hechos. Sin decir una palabra lubric贸 las seis bolas rojas y empez贸 a hundirlas en mi culo. No sent铆 absolutamente nada cuando entraron las primeras tres, y la cuarta me hizo cosquillas. La quinta era apenas un poco m谩s peque帽a que el plug que acababa de sacarme, pero al entrar empuj贸 a las otras cuatro bolas dentro de mi recto y me retorc铆 en un arrebato involuntario mezcla de dolor y placer. Cuando yo pens茅 que era imposible que entrara algo m谩s, y que la sexta, 煤ltima, y enorme bola, quedar铆a ah铆 afuera, asomada, Gigi empez贸 a hacer fuerza y a rotar todo el bendito aparato. Las cinco bolas que ya estaban en mi culo giraban y me revolv铆an por dentro mientras la otra iba lentamente agrandando mi esf铆nter hasta un nuevo umbral. El dolor me hizo ver las estrellas, y debo haber soltado m谩s de una l谩grima hasta que finalmente entr贸. Gigi me acomod贸 la minifalda y se sent贸 en la cama delante de m铆.

-Si llor谩s se te va a correr el maquillaje, no llores -聽Me hablaba con mucha ternura.

-E-Esta bien hija鈥

-Mami鈥 Yo te quiero mucho, siempre vas a ser mi mama y yo siempre voy a ser tu hijita鈥 pero por esta noche nos vamos a olvidar de eso y, pase lo que pase, despu茅s vamos a seguir como siempre, 驴No? -聽Me acarici贸 las mejillas para secarme las l谩grimas.

-S-Si鈥

-Entonces te voy a pedir una 煤ltima cosa. Desde ahora ten茅s prohibido decir una palabra hasta nuevo aviso. Si no cumpl铆s me vas a obligar a amordazarte, y no quiero que Lucas te vea as铆, 驴Est谩 bien?

Asent铆 con la cabeza. Gigi se inclin贸 para darme un beso en la mejilla. Despu茅s se acerc贸 a su armario, sac贸 ropa que no pude ver, supuse que para cambiarse, y sali贸 de la habitaci贸n cerrando la puerta, dej谩ndome inmovilizada y sola. No s茅 cu谩nto tiempo habr谩 pasado, tal vez cinco o tal vez quince minutos, hasta que escuch茅 el sonido del timbre y voces en la planta baja, pasos que subieron por las escaleras, y finalmente la voz dulce de mi hija cantando el feliz cumplea帽os del otro lado de la puerta de la habitaci贸n. Cuando por fin entraron, Lucas ten铆a los ojos vendados, se hab铆a vestido elegante, casi la misma ropa que la noche en que me hab铆a visitado. Gigi, por su parte, se hab铆a puesto un pantal贸n de cuero negro pegado al cuerpo y un top blanco que dejaba el ombligo a la vista y le marcaba incre铆blemente el escote. Ten铆a maquillado el contorno de los ojos con delineador negro y se hab铆a atado el pelo, parec铆a otra mujer. Reci茅n entonces ca铆 en la cuenta de que yo, m谩s all谩 del portaligas y la minifalda que no tapaba casi nada, estaba desnuda, con las tetas colgando, la concha casi al aire, y las bolas chinas llen谩ndome hasta los intestinos. La venda en los ojos de Lucas era lo 煤nico que me separaba de la humillaci贸n total. Y yo sab铆a que esa venda se ir铆a en cualquier momento.

-Pas谩 amor, sentate en la cama, yo te gu铆o 鈥撀Dijo Gigi.

-Wow, cuanto misterio, no aguanto m谩s la curiosidad.

-Bueno, ya no falta nada, 驴Est谩s c贸modo ah铆?聽鈥 Lucas sin saberlo se hab铆a sentado frente a m铆, con sus rodillas a escasos cent铆metros de mi cara.

-S铆, pero me muero por saber que va a pasar.

-No seas impaciente, antes tengo que hacer algunos ajustes 鈥聽Le sac贸 la camisa, le desabroch贸 los pantalones y le pas贸 una mano por las abdominales marcadas, casi como mostr谩ndomelas.

-Ufff, creo que ya s茅 por d贸nde viene la sorpresa.

-No amor, creeme que ni siquiera te la imagin谩s 鈥撀Con total determinaci贸n le abri贸 las piernas y le sac贸 la pija de adentro del calzoncillo, despu茅s la solt贸 y, con una mano en el banquito y la otra sobre mi cuello, me movi贸 unos cent铆metros hacia adelante hasta que mi cara roz贸 sus huevos.

-Mhhh, 驴Me la vas a chupar, hermosa?

-驴Quer茅s? 鈥撀Gigi sonri贸 y me mir贸 con severidad se帽alando la pija de su novio.

-驴C贸mo no voy a querer? -聽Lucas se puso las manos detr谩s de la nuca y ech贸 la cabeza hacia atr谩s. Yo saqu茅 la lengua t铆midamente para empezar a deslizarla por su tronco. Despu茅s de varias pasadas Gigi me tom贸 por la frente para detenerme.

-驴Te gusta c贸mo te la chupo? 鈥聽Antes de hablar puso su cara al lado de la m铆a para darle la impresi贸n de que era ella la que se la estaba chupando.

-Me encanta amor, sos incre铆ble 鈥聽Mi hija le agarr贸 la pija por la base con mucho cuidado, le puso la cabeza contra mis labios y con un gesto me indic贸 que abriera la boca. A pesar de la incomodidad de hacer algo as铆 frente a mi propia hija, la situaci贸n me estaba empezando a excitar.

-Y eso que todav铆a no viste nada鈥β- Despu茅s de decir eso Gigi se puso de pie, se arrodill贸 en la cama atr谩s de Lucas y le puso las manos sobre los hombros mientras yo segu铆a con su pija en la boca.

-隆Amor!, 驴Qui茅n esta atr谩s m铆o? -聽Casi inmediatamente se dio cuenta de que pasaba algo extra帽o y su primera reacci贸n fue intentar quitarse la venda de los ojos.

-Shhh, tranquilo. La que esta atr谩s tuyo soy yo, y la venda por ahora se queda 鈥撀Gigi le hab铆a puesto las dos manos delante de la venda para retenerla y ahora le hablaba al o铆do.

-Entonces qui茅n鈥 No me digas que vamos a鈥 -聽Mi hija baj贸 una mano y le tap贸 la boca.

-No trates de adivinar. Quedate calladito y disfrut谩, que todav铆a no ten茅s idea de lo que va a pasar.

Con eso, Gigi rode贸 a su novio desde atr谩s con los brazos y le empez贸 a acariciar los huevos con una mano mientras con la otra tiraba de mi cabeza hacia adelante para hacerme tragar su verga, que ahora se hab铆a puesto dura como jam谩s la hab铆a sentido. Despu茅s agarr贸 con firmeza la base, que estaba empapada con mi saliva, y fue ganando terreno mientras empujaba mi cara hacia atr谩s. Durante un buen rato estuve con el glande en de mi boca, suspendido sobre las caricias de mi lengua, mientras ella lo masturbaba con las dos manos. Lucas gem铆a de placer y Gigi me miraba controladora por encima de su hombro. Las dos nos dimos cuenta cuando estaba cerca del orgasmo, pero en lugar de detenerse ella empez贸 a masturbarlo m谩s r谩pido, me sac贸 la pija de la boca y la apunt贸 a mi cara hasta que empez贸 a disparar chorros de semen sobre mis labios, mi nariz y mis ojos. Gigi buscaba cada rinc贸n de mi rostro que a煤n no estuviera cubierto de esperma. Cuando su novio se repuso del orgasmo, lo ayud贸 a ponerse de pie, lo arrodill贸 detr谩s de m铆 y gui贸 sus manos hasta colocarlas sobre mis tetas. Ten铆a los dedos calientes y los desliz贸 hasta encontrar mis pezones, los pellizc贸 y los retorci贸 con ganas.

-驴Y amor?, 驴ya adivinaste qui茅n es?, deber铆as reconocer tus tetas favoritas鈥

-隆驴Laura?!, 隆Es tu mam谩!聽鈥 Gigi le quit贸 la venda de los ojos. La vista era grotesca, yo estaba arrodillada, semidesnuda y atada como un matambre, con la cara hecha un enchastre y un tatuaje que dec铆a 鈥淔eliz cumplea帽os amor鈥 en la espalda. Lucas tard贸 unos segundos en entender lo que pasaba y aun as铆 segu铆a sin saber lo que decir 鈥聽Crei que era una鈥

-驴Cre铆ste que era una prostituta?, te dije que si alg煤n d铆a hac铆amos un tr铆o pod铆amos contratar a una prostituta, pero esto no va a ser un tr铆o.

-驴No? 鈥撀Lucas segu铆a embobado, hab铆a soltado mis tetas y se hab铆a puesto de pie.

-No. La verdadera sorpresa todav铆a no la viste. Levantale la minifalda鈥 -聽Yo, en silencio, intentaba girar el cuello para verlos y pesta帽eaba para escurrir el semen que me hab铆a entrado en los ojos.

-A ver鈥 -聽Sent铆 como Lucas agarr贸 con cuidado la tela de la mini para levant谩rmela 鈥撀隆UFFFFFF!, 驴Vos le hiciste estos tatuajes? 鈥聽Entonces me acorde del segundo tatuaje, el que estaba sobre mi nalga derecha.

-Esper谩, todav铆a no hagas nada. Quiero que lo vea mi mam谩 鈥撀Gigi sac贸 una foto de mi culo con su celular y me la mostr贸: mi esf铆nter dilatado dejaba ver dentro de mi recto parte de la 煤ltima bola roja junto con el hilo y la anilla que sobresal铆an, y sobre mi nalga derecha hab铆a un tatuaje escrito con letras g贸ticas muy claras que dec铆a: 鈥淧utita anal de Lucas鈥. Baj茅 la cabeza y me qued茅 en silencio 鈥撀Ahora si amor, es toda tuya, disfrut谩 de tu regalo de cumplea帽os.

Hubo unos segundos de tranquilidad y por un momento tuve la sensaci贸n de que Lucas dir铆a que todo eso era una locura, o que al menos me dirigir铆a la palabra para intentar comprender como yo hab铆a llegado a acceder a hacer una cosa as铆. Pero nada de eso sucedi贸, y en cambio los dos se arrodillaron a mis espaldas para ver m谩s de cerca el fen贸meno en que Gigi hab铆a convertido mi culo. Se comportaban como si yo no estuviera presente en la habitaci贸n, mi cuerpo era s贸lo un juguete que no pod铆an esperar para usar. La humillaci贸n era tan grande que decid铆 cerrar los ojos y no volver a levantar la cabeza. Entonces vinieron las instrucciones finales de mi hija.

-Primero ten茅s que sacarle las bolas chinas con cuidado, hacelas girar de a poquito tirando hac铆a afuera, y vas a ver lo dilatada que est谩鈥β- Sent铆 un estremecimiento que me hizo temblar, Lucas hab铆a agarrado la anilla y estaba empezando a tirar.

-驴As铆?, me parece que est谩 trabada, tengo miedo de lastimarla 鈥撀La mano grande y fuerte de Lucas hac铆a contrapeso sobre mi nalga.

-Quedate tranquilo, ya est谩 acostumbrada. Adem谩s, le puse mucho lubricante, ten茅s que tirar un poquito m谩s, y vos mam谩, relajate y d茅jalo salir 鈥撀Aunque los tirones eran cada vez m谩s fuertes, parec铆a imposible que la bola m谩s grande fuera a pasar por mi esf铆nter, pero todo lo que entra tiene que salir, y en el momento en que la parte m谩s ancha termin贸 de asomar, las seis bolas salieron casi disparadas, traccionadas por la mano ansiosa de Lucas que no se detuvo en ning煤n momento. Solt茅 un grito de dolor bastante dram谩tico, pero la verdad era que hab铆a sentido placer. Ahora estaba vac铆a por dentro, y eso me hizo darme cuenta de que necesitaba ir al ba帽o. La inmovilidad y los nervios me hab铆an dado ganas de hacer pis.

-Chicos creo que necesito ir al ba帽o鈥 -聽Los dos me ignoraron.

-Es impresionante lo dilatada que est谩聽鈥 Dijo Lucas. Aunque no pod铆a verme a m铆 misma, sent铆a el aire frio entrar en mi culo totalmente abierto.

-No fue f谩cil, tuvimos que agrandarlo con juguetitos durante varios d铆as.

Dulce Placer Sex Shop- Anales

-驴Puedo?

-Claro que pod茅s, es todo para vos, pero antes ponele mucho lubricante.

Los dedos de Lucas cubiertos de lubricante se deslizaron por mi piel hasta encontrarse con mi esf铆nter estirado, lo recorrieron varias veces por fuera hacia un lado y hacia el otro hasta que finalmente entraron, estaban fr铆os, pero yo estaba tan dilatada que apenas pod铆a sentirlos, y tard茅 varios segundos en darme cuenta de que no ten铆a uno ni dos, sino tres dedos metidos en el culo, explor谩ndome y acarici谩ndome por dentro. Con la otra mano Lucas empez贸 a tocarme la concha, y los tres nos dimos cuenta de que la ten铆a empapada, me masajeaba en c铆rculos y amagaba con meterme los dedos ah铆 tambi茅n, pero volv铆a para atr谩s dej谩ndome con las ganas. Por la posici贸n de mi hija y sus movimientos me di cuenta de que sosten铆a entre sus manos la verga de su novio y lentamente la acariciaba. Era cuesti贸n de tiempo para que volviera a ponerse dura, y entonces sab铆a lo que me esperaba. Los dedos de Lucas entraban y sal铆an de mi culo cada vez con m谩s velocidad, y por momentos me apretaba en alg煤n punto cerca de la vejiga y me hac铆a recordar mis ganas de ir al ba帽o. Finalmente sac贸 los dedos y sent铆 algo suave y firme presionar contra mis labios vaginales, no tard茅 en darme cuenta que se trataba de su pija dura, que me empujaba con una suavidad exquisita y se embeb铆a en mis fluidos, me mimaba la concha por fuera con ternura, conect谩ndose conmigo m谩s all谩 de la severa presencia de Gigi, como para decirme que todo iba a estar bien.

-驴Qu茅 haces amor?, 驴Despu茅s de todo lo que trabaj茅 para convencerla y prepararla te la vas a coger por la concha?

-No, no, solo quer铆a sentirla un poquito, es que鈥 la tiene muy suave.

-Es que est谩 reci茅n depilada, la prepar茅 para vos, pero hoy vas a probar algo mejor. Ven铆, yo te ayudo 鈥撀Gigi me desat贸 el nudo de las rodillas y me abri贸 las piernas, agarr贸 una vez m谩s la pija de su novio, la cubri贸 con lubricante y apoy贸 el glande en la entrada de mi ano.

-Hija鈥 p-perd贸n, 驴Puedo primero ir a hacer pis?聽鈥 Hice un 煤ltimo intento, pero como respuesta la mano firme de Gigi me agarr贸 del pelo y tir贸 de mi cabeza hac铆a atr谩s.

-驴Qu茅 dijimos sobre hablar?, vas a ir al ba帽o cuando yo te diga聽鈥 Me volvi贸 a bajar la cabeza y se dirigi贸 a su novio 鈥撀No te preocupes amor, est谩 nerviosa, ya se le va a pasar. Ahora quiero que te relajes y disfrutes, yo s茅 que vos quer铆as el m铆o, pero no te pod茅s quejar, estas a punto de romperle el orto a mi mami.

-驴Pero est谩s segura de que Laura va a鈥?

-驴Qu茅 Laura?, Ac谩 hoy no hay ninguna Laura. Lo que ten茅s enfrente no es nada m谩s que lo que dice ah铆: 鈥淧utita anal de Lucas鈥.

Con eso, los dos se quedaron en silencio y poco a poco empec茅 a sentir la presi贸n de la verga. Por reflejo apret茅 los parpados y tension茅 todo el cuerpo, pero me di cuenta de que si no me relajaba iba a ser peor. Respir茅 profundo un par de veces y afloj茅 los m煤sculos de las piernas, intent茅 imaginarme flotando en una nube, abstraerme de la situaci贸n. Mientras tanto mi esf铆nter se abr铆a alrededor de la cabeza grande y maciza, y cuando pens茅 que se iba a poner doloroso, sent铆 la parte ancha del glande vencer la barrera y entrar en mi recto, ya se pod铆a decir que la ten铆a adentro, y que todos esos dilatadores hab铆an servido para algo. Pero entonces entend铆 que faltaba algo para lo que ning煤n dilatador me hab铆a preparado: la pija de Lucas era tan larga que parec铆a imposible que pudiera entrarme entera. Me la fue metiendo de a poco, pero con cada cent铆metro me pon铆a m谩s apretada, y lo que al principio me hab铆a dado bastante placer empez贸 a volverse doloroso. Pens茅 que hab铆a llegado hasta el fondo, pero me acord茅 de que cuando cogimos por primera vez yo cre铆a tenerlo entero en la concha y ni siquiera hab铆a entrado la mitad, entonces gir茅 la cabeza lo m谩ximo que pude y vi como su pija monstruosa sobresal铆a casi entera de mi culo mientras Gigi usaba las dos manos para ponerle m谩s lubricante.

-Ya estas adentro amor, te est谩s culeando a mi mama, tu primer anal, 驴Qu茅 se siente?

-Ufff, est谩 s煤per apretada, no s茅 si voy a poder ir m谩s adentro鈥β- Empuj贸 un poco m谩s fuerte y grit茅.

-AAAAYYYYYY, chicos por favor, no hace falta que entre toda鈥 Me duele鈥

-Vos te call谩s 鈥撀Gigi se acerc贸 hasta mi cabeza y me la levant贸 con bronca por las mejillas, sus dedos arrastraron los restos del semen de su novio que todav铆a quedaban sobre m铆 cara 鈥撀Si abr铆s la boca de nuevo te la voy a tapar 鈥撀Se limpi贸 los dedos refreg谩ndolos en mi espalda y volvi贸 a colocarse junto a Lucas.

-Bueno Laura, ah铆 voy 鈥撀Aunque el tono de 茅l sonaba algo m谩s cort茅s y conciliador que el de mi hija, la esperanza de que considerara mi pedido se desvaneci贸 cuando me agarr贸 por la cintura con las dos manos y empez贸 a descargar su peso sobre m铆.

-Si amor, metela toda, hasta el fondo, mostrale lo grande y dura que la ten茅s聽鈥揋igi lo alentaba y le acariciaba los brazos y el pecho mientras yo me retorc铆a con un dolor que no hab铆a experimentado jam谩s: era como si una barra de hierro incandescente me derritiera internamente.

-AHHHHHH, por favor, me va a lastimar 鈥撀Grit茅 tan fuerte que cre铆 que hab铆a generado alg煤n efecto, porque Lucas se detuvo y mi hija extendi贸 el brazo para acariciarme la frente con suavidad.

-Ya est谩 mami, te la meti贸 entera.

Entonces ca铆 en la cuenta de que la pelvis de Lucas estaba completamente apoyada contra m铆, y sus huevos se balanceaban haci茅ndome cosquillas en la parte de afuera de la concha. Me ten铆a atravesada por completo y todo el largo y el ancho de su pija lat铆a acompasadamente entre las paredes de mi recto. Me sent铆 tan llena que pens茅 que iba a vomitar, como si sacar algo por alg煤n lado fuera a aliviarme de semejante sensaci贸n. Despu茅s de unos instantes mi cuerpo se acostumbr贸 y la impresi贸n de ardor y calor extremo dio lugar a otras sensaciones menos dolorosas, entonces mir茅 para atr谩s y me di cuenta que la atenci贸n de los chicos ya no estaba puesta en m铆. Lucas hab铆a girado su torso hacia Gigi y hab铆a empezado a desvestirla, le desabroch贸 el pantal贸n, le arranc贸 el top y solt贸 el sost茅n liberando sus tetas, ella se hab铆a arrodillado junto a 茅l y lo besaba apasionadamente en la boca, lo envolv铆a con los brazos. Parec铆an una pareja a punto de hacer el amor, salvo por un detalle: la pija de 茅l segu铆a clavada en mi culo hasta el fondo y no se mov铆a de ah铆. Se besaron durante un rato hasta que finalmente Gigi se apart贸.

-Ya vamos a tener tiempo para nosotros amor. Ahora quiero que la culees a mi mam谩 como corresponde y tengas el mejor orgasmo de tu vida. Te amo.

-Yo tambi茅n te amo Gi 鈥撀Se besaron una vez m谩s, pero esta vez las manos de Lucas volvieron a mi cintura y sent铆 como su pija retroced铆a lentamente para enseguida volver a entrar hasta el fondo. Entonces sent铆 una especie de pinchazo y una sensaci贸n de calor extremo baj贸 por mi vagina y luego por mis piernas.

-隆Mama!, Sos una cerda, te est谩s haciendo pis encima鈥 -聽Reci茅n en ese momento me di cuenta de lo que pasaba, y me avergonc茅 tanto que me largu茅 a llorar.

Lucas sac贸 su pija de mi culo. Estaba segura de que la cosa se hab铆a terminado, y me sent铆a tan degradada que no cab铆a en m铆. Pens茅 en pedir disculpas, pero el llanto no me dejaba hablar. Mis muslos estaban calientes y mojados, hab铆a empapado los almohadones sobre los que se apoyaban mis rodillas y se hab铆a formado un charco alrededor. Intent茅 levantarme mientras pensaba como limpiar铆a todo eso, y empec茅 a tener miedo de la reacci贸n de Gigi por haber arruinado as铆 el clima, pero entonces las manos de Lucas me retuvieron y su verga volvi贸 a apoyarse dura sobre mis nalgas. Cuando me quise dar cuenta me estaba penetrando otra vez y empezaba a bombearme el culo cada vez m谩s fuerte, sacaba su miembro casi completo para volver a meterlo y abrirme un poco m谩s en cada embestida. Aunque iba aumentando la velocidad, el dolor casi hab铆a desaparecido, y en su lugar me empezaba a invadir un bienestar que se incrementaba cada vez que mi esfinter se agrandaba para abrirle paso a su pija. Me olvid茅 del peque帽o accidente que hab铆a tenido y mi llanto se convirti贸 en un suspiro entrecortado, poco despu茅s los dos gem铆amos casi al un铆sono. Por primera vez en la noche sent铆 la necesidad de tocarme, pero no pude hacerlo porque mis brazos segu铆an atados. Finalmente el grito de placer de Lucas, la presi贸n de sus manos en mis caderas, y una fuerte sensaci贸n de calor en mis intestinos me hicieron saber que estaba acabando. Gigi parec铆a estar disfrutando m谩s que yo, y se hab铆a sentado en la cama para mirarnos con una mano adentro del pantal贸n desabrochado y la otra acariciando sus pezones. Lucas sac贸 su pija cuando todav铆a no se hab铆a ablandado y se qued贸 arrodillado en silencio viendo como me hab铆a dejado el culo.

-驴Te gust贸 llenarle la cola de leche a mi mama? 鈥撀Gigi todav铆a hablaba con un tono provocativo, se puso de pie y camin贸 por la habitaci贸n.

-S铆, me gust贸 demasiado鈥 -聽Todav铆a en la misma posici贸n, Lucas me acariciaba la espalda como quien acaricia a un perrito indefenso despu茅s de castigarlo.

-Ufff, mir谩 como la dejaste鈥 nunca pens茅 que un culo pod铆a quedar tan abierto, esper谩 que voy a sacarle una fotito, apoyale la verga...

-驴As铆? 鈥撀Lucas apoy贸 todo el peso de su carne ya fl谩ccida sobre mi nalga izquierda mientras Gigi le hac铆a una sesi贸n de fotos.

-Si amor, saliste hermoso 鈥撀Se sent贸 en la cama delante de m铆, me desat贸 los brazos y trat贸 de levantarme, pero yo no sent铆a las piernas y despu茅s de un par de intentos termin茅 acostada de espaldas en el suelo聽- 驴Mami est谩s bien? 鈥撀Ahora mi hija parec铆a preocupada.

-S铆, no te preocupes, solo un poco dolorida y acalambrada, ya se me va a pasar.

-驴Quer茅s que te subamos a mi cama?

-No, ac谩 estoy bien

-驴Te ayudo a ir hasta el ba帽o?

-No, ya no hace falta, d茅jenme un ratito as铆.

Estaba tan cansada y dolorida que me qued茅 dormida. No s茅 cu谩nto tiempo pas贸, pero cuando abr铆 los ojos estaba sola y se escuchaban gritos y gemidos que ven铆an desde mi habitaci贸n. Los chicos hab铆an apagado la luz y me hab铆an dejado tirada en el piso sobre un charco de mi propia orina, ten铆a la cara cubierta de semen seco y sent铆a una especie de ardor que me atravesaba y me hac铆a palpitar todo el cuerpo. Me llev茅 una mano a la cola y no me reconoc铆 cuando palp茅 la carne expuesta de mi ano dilatado, lo recorr铆 con el dedo y comprob茅 que estaba pegajoso, cubierto de semen por dentro y por fuera, y tan abierto como cuando Lucas termin贸 de cogerme. Estuve un rato preocupada, fantaseando con que se quedar铆a as铆, y con lo que dir铆a Sebas cuando viera mi culo arruinado, hasta que finalmente el sue帽o volvi贸 a vencerme y, como pude, me sub铆 a la cama de mi hija para dormir un poco m谩s.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.