Embarazada me acost茅 con el novio de mi hija

Embarazada me acost茅 con el novio de mi hija

Una vez m谩s me despert茅 con el calor de la pija de Lucas entre mis nalgas y su abrazo debajo de mi pecho. 脡l dorm铆a profundamente, y durante algunos minutos tuve destellos de las sensaciones de la noche anterior, especialmente del primer momento en que su pene me llen贸 por dentro. Todav铆a pod铆a sentir el cosquilleo de su leche caliente volc谩ndose en m铆. Sin embargo, el llamado de Gigi me hab铆a hecho perder el control de la situaci贸n, y por alg煤n motivo termin茅 sometida y con un dedo en el culo mientras Lucas hablaba por tel茅fono pl谩cidamente con mi hija. Yo cre铆a estar enojada con 茅l por todo eso, pero en realidad me di cuenta que mi enojo era conmigo misma: no pod铆a dejar de reprocharme que una situaci贸n as铆 me hubiera excitado tanto, al punto de tener que ahogar un orgasmo inmenso con mi cara enterrada en un almohad贸n. Lucas cambi贸 la respiraci贸n y movi贸 su brazo por encima de mi panza, se hab铆a despertado.

-Buen diiiia鈥

-Buen d铆a Laura, creo que ayer nos desmayamos los dos.

-Y鈥 No es para menos. 驴La pasaste bien?

-Demasiado. 驴Y vos?

-Si te digo que no te estar铆a mintiendo. Pero鈥β- No quer铆a generar una situaci贸n inc贸moda, pero en el fondo necesitaba poner unas cosas en su lugar -聽驴Que fue todo eso que me hiciste mientras hablabas con Gigi?

-Jeje, bueno, ten铆a que devolverte lo de la otra vez mientras hablabas con tu marido, 驴No?

-Mhhh bueno, al principio estuvo bien, pero despu茅s me parece que se te escap贸 un dedo por alg煤n lado que no correspond铆a聽鈥 Puse un tono como de ofendida pero me di cuenta que hablar de eso me estaba excitando un poco.

-Perd贸n Laura, me dej茅 llevar, estaba muy caliente. 驴Te doli贸?

-Un poco me doli贸, pero no te preocupes聽鈥 Ahora volv铆a a hablarle con voz tierna y suave 鈥 Es que聽no estoy acostumbrada a que me metan nada por ah铆.

-Perd贸n, en serio, no s茅 por qu茅 lo hice聽鈥 Lucas parec铆a mortificado.

-Est谩s perdonado Luqui, igual鈥 te voy a confesar que me excit贸 much铆simo sentirte adentro as铆, por los dos lados聽鈥 Nos quedamos en silencio durante algunos segundos. Segu铆amos en la misma posici贸n en que nos hab铆amos despertado, y yo ten铆a la sensaci贸n de que muy lentamente, contra mi espalda, su verga se iba volviendo m谩s grande 鈥撀Te quiero hacer una pregunta鈥 驴Qu茅 es eso que dijo Gigi sobre cumplir tu fantas铆a?

-Jeje, es que鈥 hace mucho que le insisto porque quiero que probemos de tener sexo anal聽鈥 Lucas sonaba como un nene confesando una travesura 鈥撀Pero probamos varias veces y nunca pudimos鈥 a ella le duele mucho y siempre me pide que pare.

-Es que鈥 驴En serio pens谩s que todo eso que ten茅s ah铆 le va a entrar en el culo a mi nena?, Creo que tuvimos una charla en la que te dije que ella era fr谩gil, te ped铆 que la cuidaras...聽鈥 Volv铆 a hacerme la ofendida.

-S铆, ya lo s茅, pero te juro que desde ese momento no volv铆 a insistirle. Quiz谩s por eso ayer dijo eso de que probara con vos.

-Claro, y entonces pensaste que m谩gicamente porque mi hija lo dice yo iba a pedirte que me arruines el culo con tu poronga desproporcionada 鈥撀El cinismo de toda nuestra conversaci贸n resid铆a en que, mientras mi tono era cada vez m谩s elevado, no abandon谩bamos nuestra posici贸n de cucharita y su pija se iba poniendo m谩s y m谩s dura contra mi cuerpo.

-No se鈥 pens茅 que quiz谩s vos hab铆as probado y鈥

-S铆, alguna vez prob茅, pero fue hace muchos a帽os y con hombres que ten铆an el pene de un tama帽o normal.

-驴Me est谩s diciendo que soy anormal?聽鈥 Lucas se ri贸 y me di cuenta de que en ning煤n momento se hab铆a cre铆do mi enojo.

-驴A vos te parece que no lo sos?

Me re铆 con 茅l y puse una mano atr谩s para agarrarle la pija mientras levantaba un poco mi pierna izquierda en el aire. Lucas entendi贸 el mensaje al instante, posicion贸 el glande en mi entrada que ya estaba h煤meda y empez贸 a empujar despacito. Durante algunos minutos me castig贸 meti茅ndomela muy de a poco mientras acariciaba la redondez de mi barriga desde atr谩s.聽Nos hab铆amos quedado en silencio y lo 煤nico que se escuchaba en la habitaci贸n eran mis gemidos y su respiraci贸n. Reci茅n cuando me la pudo meter entera empez贸 a moverse un poco m谩s r谩pido, y entonces nos dimos cuenta de que la posici贸n era un poco inc贸moda, le ped铆 que esperara un poco y con bastante esfuerzo me puse de rodillas, con la espalda doblada hacia adelante y mi cara hundida de costado en la almohada.

-Cogeme as铆, como ayer, La sent铆 tan profunda que no sab茅s el esfuerzo que tuve que hacer para no gritar.

-Entonces te gust贸 lo de ayer鈥β犅鈥 En menos de un segundo Lucas ya estaba arrodillado atr谩s, con su verga abri茅ndome la concha.

-Ya te dije que s铆鈥 Ahhhh鈥 Ahhhhh, siii, m茅temela toda 鈥撀Era la tercera vez que me cog铆a pero mi vagina ya se hab铆a acostumbrado a recibirlo entero, y en pocos segundos me estaba penetrando con una furia que la noche anterior hab铆a tenido que reprimir por el temita del llamado telef贸nico.

-驴As铆?, 驴As铆 te gusta?

-Siiiii, siii, no par茅s...聽鈥 Probablemente mis gritos se escuchaban en todo el barrio, pero no me importaba. Pero como soy demasiado transparente, Lucas ya empezaba a conocer mis debilidades. Y cuando le dije que no parara, par贸.

-Lau, me qued茅 pensando聽鈥 Su voz sonaba burlona. Sac贸 la pija entera y la dej贸 quieta apoyada contra mis labios -聽驴Entonces nunca tuviste sexo anal con tu marido?

-驴Est谩s loco?, 驴Paraste para hablarme de mi marido?

-Bueno, vos me dibujaste la pija de tu marido con marcador y yo no pude decirte nada鈥β鈥 Me avergonc茅 al recordar que hab铆a hecho eso y me di cuenta que ser铆a hip贸crita no responder.

-Est谩 bien, no. Nunca quise dejarle la cola a mi marido, aunque algunas veces me la pidi贸.

-驴Ten铆as miedo de que te lastime porque la tiene demasiado grande?聽鈥 Ahora se re铆a, me hab铆a vuelto a meter la punta de la verga y la mov铆a en c铆rculos entre mis labios completamente empapados.

-Ahh鈥 sos un hijo de puta, mmmhhh. 驴Ahora te vas a burlar del tama帽o de la pija de mi marido?

-Yo no fui el primero que se burl贸鈥β鈥 Otra vez me tuve que tragar mis palabras y darle el gusto de seguirle el juego. Mientras tanto hab铆a empezado a penetrarme m谩s profundo y fuerte, y me decid铆 a decirle lo que quer铆a escuchar.

-Ahhh鈥 Ufff鈥βSi en serio quer茅s saber, no fue por el tama帽o que no lo dej茅鈥β- Lucas se detuvo para escucharme聽鈥 Fue porque para hacer una cosa as铆 tengo que estar muy muy excitada, y 茅l eso no siempre lo logra.

-驴Excitada como conmigo anoche?

-Luqui, 驴Vos te pens谩s que yo nac铆 ayer? Ya s茅 ad贸nde quer茅s llegar, y ya te digo que es imposible. Por m谩s que acepte que estaba excitad铆sima y que lo del dedo me gust贸, nunca podr铆a soportar todo esto por el culo, es f铆sicamente imposible, ni siquiera puedo creer que me entre toda en la vagina. Ahora, 驴Me vas a seguir cogiendo?, 驴O qu茅?

Con lo que dije Lucas se qued贸 en silencio y empez贸 a bombear bestialmente mientras me daba chirlos en las nalgas. Yo gritaba y le ped铆a m谩s, y cada tanto bajaba la cabeza para morder la almohada. Cuando estaba por llegar al orgasmo volv铆 a sentir su dedo h煤medo en mi esf铆nter, pero esta vez lo dej贸 ah铆 afuera, acariciando y recorriendo los pliegues de mi ano con sutileza. Parec铆a estar esperando una palabra de aprobaci贸n o de rechazo, pero yo no paraba de gemir y pedir m谩s, lo que en cierta forma era una especie de autorizaci贸n, y poco a poco me fue metiendo el dedo hasta el fondo del culo. Yo hab铆a dejado mi cabeza enterrada en la almohada, quiz谩s inconscientemente era una forma de ausentarme, de escaparme de la situaci贸n y de decirle que pod铆a hacer con mi cuerpo lo que quisiera. Tuve un orgasmo mientras sent铆a como un segundo dedo se abr铆a paso por mi recto y casi inmediatamente tuve otro mientras Lucas volv铆a a acabar dentro de m铆. Cuando pude incorporarme me tir茅 encima de 茅l y lo bes茅 con pasi贸n, en un beso que, si hubiera sido un mensaje, hubiera dicho que todo lo que me hab铆a hecho estaba bien y que quer铆a repetirlo lo antes posible. Despu茅s de eso los dos bajamos a desayunar y Lucas volvi贸 a su casa.

04 de Junio de 2020

Me despert茅 tarde porque me hab铆a quedado viendo una pel铆cula la noche anterior. Cuando baj茅 a la cocina escuch茅 un ruido y me acord茅 que Gigi me hab铆a escrito para avisarme que volv铆a a casa. Estaba sentada a la mesa con un vaso de agua y su cara no adelantaba nada bueno.

-Hola hija, buen d铆a.

-Hola.

-驴Pasa algo?

-Claro que pasa algo鈥 驴Quer茅s ver lo que pasa? Esto pasa聽鈥 Enojad铆sima, levant贸 su tel茅fono celular de la mesa y me mostr贸 una foto. En la imagen se ve铆a la mitad de la pija de Lucas enterrada en mi concha, y sus dos dedos metidos en mi culo. Mi cabeza estaba hundida en la almohada. Me qued茅 totalmente muda sin ning煤n indicio de qu茅 hacer o qu茅 decir聽- 隆Sos una puta! 驴De verdad pensaste que pod铆as cogerte a mi novio? 驴C贸mo pod茅s estar tan enferma?

-Hija por favor, tranquila鈥β- Se me pas贸 por la cabeza la idea de negar que esa era yo, pero eso era indiscutible. La cabecera de la cama y mi panzota de embarazada dec铆an todo lo que hab铆a para decir. La situaci贸n me confund铆a mucho, me acord茅 de todo lo que Gigi le hab铆a dicho por tel茅fono a Lucas esa noche, junt茅 coraje y fui con el 煤nico argumento que ten铆a, pero ella no me dejaba hablar 鈥撀Yo pens茅 que vos鈥

-驴Que yo qu茅?, 驴Qu茅 yo quer铆a que te cojas a mi novio?聽鈥 Gritaba cada vez m谩s fuerte 鈥撀驴No te diste cuenta de que era un juego? 驴Cre茅s que me gusta saber que mientras yo no estaba vos le chupabas la pija a Lucas y te hac铆as la putita? Me muero por saber lo que va a decir Sebas cuando vea esta foto y se entere de que su esposa es una puta 鈥撀La menci贸n de Sebas me hizo enojar a m铆 tambi茅n y de a poco me di cuenta de que, aunque parec铆an poco cre铆bles, ten铆a argumentos para contestarle.

-Basta. 隆Basta! No vuelvas a llamarme as铆, todav铆a soy tu madre. 驴Te pens谩s que no s茅 que cog铆as con Lucas y le ped铆as que fantasee conmigo?, Que me usabas para hacerlo excitar a tu novio. 驴Y la cara de placer que pusiste el otro d铆a mientras 茅l me manoseaba delante tuyo? O cuando lo trajiste casi desnudo a mi habitaci贸n y te fuiste, 驴Qu茅 fue eso? Ni hablemos de la otra noche, que me lo mandaste a casa con una excusa tonta, 驴Qu茅 pretend铆as? Yo podr茅 haberme equivocado, pero ustedes dos me est谩n provocando hace rato 鈥撀Me sent茅 en una silla junto a ella y me largu茅 a llorar.

-No mama, no es lo mismo, te dije que eso era un juego聽鈥 Gigi hab铆a bajado bastante el tono y ahora parec铆a como si ella me estuviera dando explicaciones a m铆 鈥撀Adem谩s, nunca me imagin茅 que ustedes iban a hacer eso a mis espaldas聽鈥 Se larg贸 a llorar ella tambi茅n y entonces ca铆 en la cuenta de que lo que en realidad le dol铆a era no haberse enterado de lo que pasaba entre Lucas y yo.

-Perd贸n hija. Me averg眉enzo de mi misma. No s茅 qu茅 m谩s decir. Solo prometerte que nunca m谩s voy a hacer algo as铆 si me perdon谩s.

-Ahora no me sirve que pidas perd贸n聽鈥 Con eso, se levant贸 y subi贸 la escalera entre llantos para encerrarse en su habitaci贸n.

Pas茅 el resto del d铆a muy angustiada y Gigi no sali贸 en ning煤n momento. No par茅 de insultarme a m铆 misma por ser tan tonta y dejarme llevar por ese juego de adolescentes. 驴C贸mo no me hab铆a dado cuenta de que Lucas tarde o temprano le contar铆a todo? El muy delincuente hasta me hab铆a sacado esa foto sin mi permiso mientras yo me derret铆a de placer como una est煤pida. Lo peor era que en el fondo yo sab铆a c贸mo eran las cosas, y sin embargo igual hab铆a ca铆do en la trampa. Ahora me sent铆a totalmente inestable, de a ratos lloraba y de a ratos me enojaba, y por momentos ten铆a mucho miedo de que Gigi cumpliera con su amenaza de contarle a Sebas. A la hora de la cena baj贸 las escaleras, parec铆a bastante m谩s relajada. Se sent贸 en el sill贸n del living y me dijo que quer铆a hablar conmigo.

-Antes que nada quiero pedirte perd贸n por insultarte. Y para que te quedes tranquila te prometo que esto lo vamos a resolver entre nosotras. Lo de decirle a Sebas lo dije porque estaba enojada 鈥撀Aunque sus palabras me trajeron alivio yo todav铆a estaba cabizbaja y no pod铆a mirarla a los ojos.

-Gracias...

-Estuve pensando bastante en lo que pas贸 y me di cuenta que yo tambi茅n tengo la culpa. Es cierto que te provoqu茅. Y por otro lado tambi茅n entiendo la situaci贸n por la que est谩s pasando鈥

-No, la situaci贸n por la que estoy pasando no es una excusa. No sab茅s como me arrepiento de todo lo que hice. 鈥撀Yo estaba a punto de llorar de nuevo, y Gigi se acerc贸 y me dio un abrazo.

-Shhh, no importa ma. Vos me criaste con mente abierta y libre, y yo estoy dispuesta a aceptar lo que pas贸 y a perdonarte.

-Te quiero mucho hija鈥

-Pero para que te perdone me ten茅s que prometer algo鈥

-S铆, te prometo que no voy a volver a mirar a Lucas con otros ojos que no sean los que ven al novio de mi hija.

-No, no me refer铆a a eso.

-驴Entonces?

-En estos d铆as te voy a pedir un favor especial y quiero que lo hagas. Pero por ahora no te puedo decir nada m谩s.

Me qued茅 en silencio y con un nudo en la garganta. Se me pasaron mil ideas por la cabeza pero las descart茅 a todas. 驴Era posible que despu茅s de todo lo que hab铆a pasado Gigi me fuera a pedir algo relacionado con su novio? Borr茅 todos esos pensamientos de mi cabeza y me qued茅 con la idea de que seguramente querr铆a que le compre algo o que la autorice a irse de viaje con Lucas al finalizar la cuarentena. M谩s tarde, cuando nos fuimos a dormir, di vueltas en la cama avergonzada por la situaci贸n que hab铆a generado con mi hija pero al mismo tiempo agradecida por no tener que pagar un costo demasiado alto. De cualquier forma, estaba totalmente convencida de que lo m铆o con Lucas se hab铆a terminado.

07 de Junio de 2020 (veinticinco semanas de embarazo)

Hab铆an pasado pocos d铆as desde que Gigi me mostr贸 esa foto con Lucas cogiendome, pero parec铆a como si todo eso fuera muy lejano o directamente no hubiera pasado. Durante el fin de semana estuvimos las dos muy contentas y disfrutamos de nuestra buena relaci贸n de madre e hija, vimos pel铆culas, cocinamos, y hasta hicimos una videollamada con Sebas. A la tarde, mientras yo tomaba un t茅 y miraba televisi贸n en el comedor, Gigi se sent贸 en el sill贸n al lado m铆o y me pregunt贸 si pod铆amos hablar.

-Ma, te tengo que pedir un consejo, pero me da un poco de verg眉enza鈥

-Te escucho hija.

-Es algo de Lucas, yo s茅 que despu茅s de lo que pas贸 no deber铆a hablarlo con vos, pero no tengo nadie m谩s con quien hablar. Adem谩s鈥 bueno, vos ya lo conoces bien, 驴No? 鈥撀Gigi me miraba a los ojos casi con un gui帽o c贸mplice.

-Pens茅 que esa historia 铆bamos a dejarla de lado.

-No, no, no te preocupes, no es para reclamarte nada, es otra cosa. Lo que pasa es que Lucas hace mucho tiempo que quiere que hagamos algo, pero yo no s茅 si puedo, 驴Se entiende?

-No, no se entiende nada, dec铆melo sin rodeos.

-Bueno. Lucas quiere que tengamos sexo anal. Ya probamos varias veces pero fue imposible 鈥撀No sab铆a qu茅 responderle. Despu茅s de lo que hab铆a pasado no pod铆a creer que 铆bamos a tener esa conversaci贸n. Decid铆 hacerme la tonta y contestar lo que hubiera contestado cualquier madre moderna en un contexto normal.

-Antes que nada, te pregunto lo m谩s importante, 驴Vos tambi茅n quer茅s hacerlo?

-Como querer creo que quiero, me encantar铆a complacerlo con eso. El problema es que probamos varias veces y es imposible, me duele mucho, y tengo miedo de que me lastime.

-Hija, yo no deber铆a estar diciendo esto, pero ya que hablamos directamente lo voy a decir. Lucas no es normal, no tiene ah铆 abajo lo que tiene cualquier chico. Tu miedo es natural, quiz谩s deber铆as hablar con 茅l y decirle que por ahora no lo pod茅s hacer.

-驴Por ahora?, 驴Y cu谩ndo voy a poder?

-Y鈥 el sexo anal no es para cualquier mujer, es algo muy delicado y hay que tom谩rselo con mucha paciencia. Aunque tambi茅n es cierto que el ano es un 贸rgano muy flexible y existen m茅todos para estirarlo y adaptarlo a casi cualquier medida.

-驴Y vos?, 驴Alguna vez tuviste sexo anal?, 驴Te doli贸?

-La verdad es que poco. Alguna vez con tu papa, y con alg煤n novio que tuve. A veces duele un poco, pero tambi茅n puede dar mucho placer. Con Sebas por ejemplo no lo hicimos nunca.

-Y si te gusta, 驴Por qu茅 no lo haces con Sebas?, Despu茅s de todo por lo que me dijiste 茅l no la tiene tan grande.

-Jaja, no s茅. No se dio鈥

-Y con Lucas鈥 驴Lo har铆as? 鈥撀Cuando dijo eso escup铆 todo el t茅.

-驴Qu茅?, 驴Qu茅 me quer茅s decir hija?

-Nada鈥 Si lo har铆as con alguien que la tiene grande como Lucas -聽Se puso un poco t铆mida y buscaba las palabras sin mirarme.

-Ah鈥 y鈥 como te dije, siempre es posible, pero hay que tener mucha paciencia.

-Entonces, 驴Lucas no te cogi贸 por la cola? 鈥撀Por fin entend铆 por d贸nde ven铆a la conversaci贸n, mi hija hab铆a visto la foto con los dedos de su novio en mi culo y estaba convencida de que hab铆amos tenido sexo anal.

-隆No!, Claro que no. Lo que hicimos fue lo que viste en esa foto 鈥撀Estaba segura de que ahora 铆bamos a volver al enojo y a las peleas, pero Gigi sonri贸 y me mir贸 con complicidad.

-No s茅, hab铆a pensado que quiz谩s vos, con tu experiencia, lo hab铆as dejado鈥

Por suerte para m铆 la conversaci贸n se agot贸 y nos quedamos las dos juntas mirando la tele. El problema era que durante todo el d铆a la pija de Lucas se hab铆a vuelto a instalar en mi cabeza, y las palabras de Gigi me hab铆an hecho fantasear con lo que hubiera sucedido de haber tenido sexo anal con 茅l. De cualquier manera, estaba tranquila con la seguridad de que esas fantas铆as ya nunca pasar铆an al terreno de lo real.

09 de Junio de 2020

El martes a la ma帽ana son贸 el timbre mientras yo me ba帽aba y escuch茅 que Gigi baj贸 corriendo a atender. Cuando sal铆 de la ducha me asom茅 a la escalera para preguntar qui茅n hab铆a tocado, y ella me respondi贸 que le hab铆an llegado unas cosas que compr贸 por internet. Para el desayuno Gigi baj贸 con una cajita de cart贸n, la apoy贸 en una silla y se sent贸 muy seria frente a m铆.

-Mam谩. Estuve pensando mucho y tom茅 una decisi贸n.

-A ver鈥β- Algo en el tono y en la cara de mi hija me dio miedo y me corri贸 un escalofr铆o por la espalda.

-Cuando hablamos el otro d铆a quedamos en que te iba a perdonar a cambio de un favor. Y ya decid铆 que favor quiero que me hagas. Quiero que Lucas tenga sexo anal con vos.

-驴Qu茅?, 驴Vos est谩s loca?

-No estoy loca. Lucas me dijo todo lo que disfrutaste con sus dedos, y adem谩s, si vos tuviste el descaro de cogerte a mi novio yo puedo tener el descaro de pedirte esto.

-Pero hija, es una demencia, pens茅 que hab铆amos quedado en dejar todo esto atr谩s鈥

-No ma, ya no se puede dejar nada atr谩s. Todo lo que pas贸 por algo pas贸, y ahora te estoy pidiendo algo que nos va a dejar a mano, en paz. Yo no tengo la experiencia que vos ten茅s, y quiero que mi novio disfrute de su mayor fantas铆a. Adem谩s, si no lo hace conmigo yo s茅 que lo va a hacer con otra, y prefiero que esa otra seas vos鈥

-De ninguna manera, no puedo aceptar esto.

-Lo siento mam谩, ya est谩 decidido, no te estoy dando la opci贸n de elegir. Esa opci贸n la tendr铆as si no hubieras cogido con Lucas a mis espaldas.

-驴Y qu茅 te hace pensar que a m铆 no me doler铆a o no me lastimar铆a? Yo no soy una estrella porno como para meterme eso. 驴Y el embarazo?, est谩s mal de la cabeza si pens谩s que en este punto del embarazo me dejar铆a meter una cosa as铆 por el culo. De todas formas ese no es el punto. El punto es que no quiero que volvamos a empezar con todo esto聽鈥 A Gigi no parec铆a importarle mi opini贸n, y la conversaci贸n me estaba empezando a resultar desesperante.

-Con respecto a lo del embarazo, estuve leyendo mucho por internet y no hay nada de qu茅 preocuparse, no hay forma de que sea da帽ino para el beb茅. Y tambi茅n estuve leyendo sobre c贸mo hacerlo para que no sea doloroso, es muy interesante, y te compr茅 algunas cositas.

-驴Qu茅 significa que ME compraste algunas cositas en Dulce Placer Sex Shop?

-Mir谩 鈥撀Gigi abri贸 la caja que estaba sobre la silla junto a ella y la puso sobre la mesa, yo ya me hab铆a quedado sin palabras y miraba embobada la cajita鈥 Estos son plugs anales, sirven para dilatar, compr茅 tama帽os diferentes, son de acero quir煤rgico聽鈥 Sac贸 de la caja tres plugs met谩licos muy elegantes que en la parte de atr谩s ten铆an una joya roja en forma de coraz贸n, el m谩s peque帽o ten铆a el tama帽o de una uva grande, y el m谩s grande era casi como una manzana chica. Los puso sobre la mesa.

-Pero鈥β- Nada de lo que hubiera podido decir me habr铆a servido para salir de aquella situaci贸n bizarra, as铆 que la dej茅 seguir sacando cosas de la cajita.

-Esta es una crema lubricante para sexo anal, seguro que es mejor que usar manteca o vaselina, je. Y esto鈥 bueno, es igual al otro pero vi la foto y me pareci贸 divino, 驴No es s煤per tierno?聽鈥 De la caja sac贸 otro plug igual al m谩s grande del juego de tres, pero este ten铆a del lado de afuera una colita de zorro.

-驴N-no es demasiado grande? 鈥撀Por un momento me olvid茅 de la situaci贸n y mi curiosidad dispar贸 esa pregunta.

-Bueno, un poco s铆, pero este se usa al final, despu茅s de haber probado todos los otros, y por 煤ltimo esto 鈥撀Gigi puso la caja de costado y sac贸 un juego de bolas chinas. El artefacto consist铆a en seis bolas rojas de diferentes tama帽os, ordenadas de menor a mayor, unidas por un hilo que en el extremo de la bola m谩s grande ten铆a un anillo de pl谩stico. Aunque la bola m谩s peque帽a parec铆a una canica, la escala sub铆a r谩pidamente hasta que la 煤ltima llegaba a ser casi como una pelotita de tenis.

-No puedo creer que gastaste plata en comprar todas estas ridiculeces, me voy a mi habitaci贸n, esto no da para m谩s 鈥撀Me levant茅 de la silla y Gigi me sigui贸 hasta la escalera.

-Mam谩, me deb茅s una respuesta por todo lo que pas贸. Y yo estoy dispuesta a olvidarme si hac茅s lo que te pido. Y si no hac茅s lo que te pido lo que voy a hacer es irme a lo de mi papa y a lo de Lucas por el resto de la cuarentena, y vos te vas a quedar sola como un perro. No pienso volver a pasar tiempo con vos. Pensalo. Despu茅s del mediodia quiero que me digas que vas a hacer.

Eran las once de la ma帽ana, sub铆 a mi habitaci贸n y me acost茅 con la idea de dormir un rato, pero mi cabeza era una monta帽a rusa. En ning煤n momento hab铆a tomado en serio el pedido de mi hija, pero despu茅s de ver todo ese desfile de artefactos que hab铆a comprado me di cuenta que era muy serio. Quiz谩s de todas formas los habr铆a comprado para ella, pero no pod铆a dejar de pensar la autoridad con que me hab铆a dicho que no me daba la opci贸n de elegir, o aquel 鈥渢e compr茅 algunas cositas鈥. Entonces ca铆 en la cuenta que toda la charla sobre sexo anal que tuvimos dos d铆as antes no hab铆a sido casual, y que mi hija hab铆a simulado ese tono inocente cuando en realidad estaba terminando de idear lo que quer铆a pedirme. Yo siempre tan est煤pida encima hasta le hab铆a dicho que existen m茅todos para adaptar el ano a cualquier medida. Me sent铆a una idiota. Por otro lado, la amenaza de Gigi de dejarme sola durante el resto de la cuarentena me mortificaba, el panorama de la soledad y de no tenerlos a los chicos en la casa no me gustaba. Me qued茅 dormida con esos pensamientos y una o dos horas despu茅s Gigi golpe贸 la puerta de mi habitaci贸n y entr贸, ten铆a su tel茅fono en la mano.

-Mam谩, estoy arreglando con Lucas para vernos hoy y est谩 esperando mi respuesta.

-Si hija, no hay problema, puede venir 鈥撀Yo estaba medio dormida y no entend铆a porque me preguntaba algo para lo que sab铆a que ya no necesitaba mi autorizaci贸n.

-No, no es eso. Quiero saber si viene 茅l o me voy yo a su casa鈥 Y depende de tu respuesta a lo que hablamos m谩s temprano 鈥撀Todos los pensamientos me volvieron a la cabeza en avalancha, me despert茅 de golpe y me qued茅 mir谩ndola con los ojos como platos 鈥撀Si no hac茅s lo que te ped铆 me voy a lo de Lucas hoy y despu茅s vengo a buscar mis cosas para mudarme a lo de pap谩.

-No鈥 decile a Lucas que venga鈥 -聽Baj茅 la cabeza antes de terminar de hablar porque no pude mirarla a los ojos.

-Me alegro 鈥撀Gigi se meti贸 en mi habitaci贸n, en la mano llevaba el plug anal m谩s peque帽o del juego de tres y el pomo de lubricante, los apoy贸 sobre mi mesita de luz 鈥撀A eso de las ocho va a venir Lucas, vamos a cenar los tres juntos y vamos a ver una pel铆cula, quiero que tengas esto puesto todo el tiempo. Y no hagas trampa porque me voy a enterar.

Sin darme tiempo a responder mi hija se fue y me dej贸 sola. Me qued茅 toda la tarde encerrada en mi habitaci贸n pensando y durmiendo de a intervalos, ni siquiera baj茅 para almorzar. Cerca de las ocho escuch茅 el timbre y voces en la planta baja. Todav铆a pensaba qu茅 hacer cuando Gigi me mand贸 un mensaje de texto al celular: 鈥淧onete lo que te d铆. Ten茅s diez minutos para bajar o te voy a buscar鈥. Me sent铆 tonta por permitir que mi hija me tratara as铆, pero casi sin pensarlo agarr茅 el plug de mi mesita de luz y lo cubr铆 con lubricante, me puse en cuclillas al lado de la cama y lo apoy茅 en mi ano, el metal estaba frio y mojado. La bolita era chica y pude met茅rmela de un solo empuj贸n, y lo que pens茅 que me resultar铆a doloroso fue bastante placentero, pero reci茅n al ponerme de pie y caminar unos pasos tom茅 dimensi贸n de lo que significaba andar por ah铆 con uno de esos puesto. Sal铆 de mi habitaci贸n y baj茅 las escaleras con un poco de esfuerzo, el acero ya hab铆a tomado la temperatura de mi cuerpo, pero aun as铆 a cada paso me recordaba su presencia.

Cuando llegu茅 abajo los chicos estaban en la cocina preparando la cena, era la primera vez que ve铆a a Lucas desde que hab铆amos tenido sexo, y tambi茅n desde que me hab铆a delatado con Gigi, pero por alg煤n motivo las cosas eran como si nada de eso hubiera sucedido. Yo no estaba segura de qu茅 cosas 茅l le habr铆a contado a ella ni de qu茅 cosas ella le habr铆a contado a 茅l, pero decid铆 que prefer铆a no saber nada. De todas formas, no puedo negar que la idea de tener eso puesto delante de Lucas me excitaba. Los dos me saludaron con muy buen humor y me dijeron que estaban preparando un pastel de papas. Despu茅s de eso Lucas se fue al ba帽o, mi hija me mir贸 con cara muy seria y me pidi贸 que me pusiera de espaldas y me levantara el vestido. Puse cara de frustraci贸n, me di vuelta, me inclin茅 un poco hacia adelante y me levant茅 el vestido hasta la cintura dejando al descubierto mis nalgas, entre las que asomaba una piedra roja semitransparente en forma de coraz贸n. Gigi no dijo nada, solo me dedic贸 una sonrisa de aprobaci贸n, y cuando volvi贸 Lucas puso los platos sobre la mesa y sac贸 el pastel de papas del horno.

-Ma, vamos a comer, sentate 鈥撀Los chicos se hab铆an sentado uno al lado del otro y yo me hab铆a quedado paralizada al lado de mi silla porque acababa de darme cuenta de lo que pasar铆a si me sentaba.

-Es que鈥 me molesta un poco la ci谩tica, creo que voy a comer parada.

-Sentate 鈥撀Gigi reforz贸 la orden con una mirada implacable y tuve miedo de lo que pod铆a decir delante de Lucas si no obedec铆a.

-Est谩 bien hija, no te enojes 鈥撀Me sent茅 muy despacio. Mi ano ya se hab铆a acostumbrado al plug y casi no lo sent铆a, pero cuando apoy茅 el peso de mi cuerpo en la silla pude sentir como el maldito se me clavaba hasta el fondo. La cara de placer de mi hija fue directamente proporcional a mi gesto de dolor.

-No se si sab铆as, pero el lunes que viene es el cumplea帽os de Lucas鈥β- Dijo.

-驴En serio?, que bueno, 驴Y c贸mo lo piensan festejar?

-No se, supongo que con el encierro no hay muchas opciones je聽鈥 Lucas intervino por primera vez en la conversaci贸n.

-Te equivoc谩s amor, te estoy preparando una sorpresa muy muy especial 鈥撀Gigi me mir贸 y me gui帽贸 un ojo.

Se me cay贸 el alma al suelo. Si hab铆a entendido bien la insinuaci贸n, el regalo de cumplea帽os para su novio iba a ser mi culo. Pas茅 toda la cena sin poder sacarme esa idea de la cabeza, y cuando los chicos se fueron al sill贸n del comedor para ver una pel铆cula los segu铆 ya sin atreverme a decir que quer铆a irme a mi habitaci贸n, porque sab铆a que Gigi no me dejar铆a. Ellos se hab铆an acomodado en el sill贸n grande y yo me sent茅 en el sill贸n de un cuerpo. Aunque la pel铆cula parec铆a interesante yo solo pod铆a pensar en el regalo de cumplea帽os de Lucas, y poco a poco mi cabeza se fue hacia otros lugares, me acord茅 de c贸mo me hab铆a cogido delante de ese mismo sill贸n y de su pija tocando el fondo de mi vagina con su dedo metido en mi culo. Cuando quise darme cuenta estaba mojada y refregaba sutilmente las nalgas contra el sill贸n para mover plug. Tal vez hasta hubiera podido tener un orgasmo ah铆 mismo, pero me detuvo el p谩nico de que los chicos se dieran cuenta de lo que estaba pasando debajo de mi vestido. Cuando por fin termin贸 la pel铆cula me retir茅 a mi habitaci贸n, y a los pocos segundos recib铆 un mensaje de texto de Gigi: 鈥淧od茅s sac谩rtelo para dormir, pero ma帽ana no bajes sin llevarlo puesto鈥. Antes de hacerle caso me acost茅 boca arriba en la cama y saqu茅 el consolador de mi mesita de luz, estaba tan mojada que pens茅 que me iba a entrar enseguida, pero el plug adentro de mi ano ocupaba lugar y me hac铆a la vagina m谩s estrecha. Tuve que hacer un poco de fuerza para met茅rmelo, pero el placer fue tan grande que tuve un orgasmo casi al instante. Me saqu茅 el plug y me dispuse a dormir, entonces me di cuenta de que no pod铆a dejar de pensar en lo que iba a pasar con Lucas y tuve que masturbarme otra vez.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.