Soy Enfermera, pero no Puta V

Soy Enfermera, pero no Puta V

 

Mi marido estaba cada vez m√°s feliz, pero yo cada vez m√°s atormentada, si supiera lo que hac√≠a en mi trabajo... ni pensarlo ¬°Qu√© horror!... ten√≠a una peque√Īa molestia en mi ano, pero afortunadamente no sangraba, ese lubricante hab√≠a hecho maravillas, prepar√© mis cosas y sal√≠ a atender a mi adorado tormento, ese hombre era capaz de llevarme tanto al cielo como al infierno, con √©l no hab√≠an medias tintas, era tormento o placer ¬ŅQu√© me deparar√≠a el destino este d√≠a? No lo sab√≠a, pero llevaba mi cosita h√ļmeda...

 

Que digo h√ļmeda, iba empapada y a√ļn ni siquiera lo hab√≠a visto, jam√°s en toda mi vida me hab√≠a sentido tan caliente como esa semana. Me recibi√≥ la se√Īora en un neglig√© vaporoso de color beige, semi trasparente, se ve√≠a espectacular, no s√© por qu√©, pero sent√≠ celos ¬ŅQu√© me estaba pasando? Me dijo que tendr√≠a que buscar otra sustituta de noche... (¬ŅPerd√≥n, dijo prostituta?), porque su marido se comportaba como un verdadero degenerado con todas ellas, me pregunt√≥ que yo c√≥mo lo aguantaba, tragu√© saliva y le dije que conmigo era muy respetuoso (Si supiera).

 

Me dijo que hab√≠a amanecido resfriada y que no ir√≠a a trabajar, subi√≥ a su habitaci√≥n al segundo piso y yo la ve√≠a subir como a una reina, bamboleaba sus caderas de manera inconsciente pero muy provocativa, debo confesar que la envidi√©, que monumento de mujer era do√Īa Laura. Le cont√© a don Rolo que hoy no estar√≠amos solos, frunci√≥ el ce√Īo en se√Īal de disgusto, le hice la terapia un poco nerviosa, me daba miedo que la se√Īora descubriera algo en mi mirada, en mis gestos, deb√≠a ser muy cuidadosa, luego lo llev√© a la ducha y al desvestirlo apareci√≥ ese pene bien parado y duro, y pensar que ayer tuve esa verga dentro de mi boca ¬°que suplicio!

 

Le lav√© el ano, me pidi√≥ que se lo lavara bien, lo estaba haciendo, no entend√≠a, me dijo que me echara jab√≥n en el guante y que lo lavara bien, no s√© si era eso lo que quer√≠a pero me enjabon√© un dedo y se lo met√≠ por el culo, √©l se abrazaba a mi cuello gimiendo de placer, termin√© ese pedido extra√Īo, le lave las bolas y por √ļltimo esa barra de carne que me hac√≠a cometer las peores cosas de mi vida.

 

Lo sequ√©, le puse su bata de ba√Īo y lo llev√© a su cama, lo mediqu√© y luego su infaltable ba√Īo de sol, yo me sent√© a su lado en la banquita y me pregunt√≥ si me hab√≠a extra√Īado la petici√≥n que me hizo en el ba√Īo, yo le dije la verdad, que era la primera vez que un paciente me ped√≠a semejante cosa, me dijo que le gustaba porque le estimulaba la pr√≥stata y que de haber seguido un poco m√°s habr√≠a terminado sin siquiera tocarse, le dije que como enfermera entend√≠a perfectamente c√≥mo funcionaban los cuerpos masculinos y femeninos, pero la verdad estaba confundida, ninguno de mis pocos amantes me hab√≠a pedido semejante cosa, pero bueno, la gente nunca deja de sorprenderme.

 

Necesitaba su ba√Īo en el yacusi, a m√≠ me dio verg√ľenza ponerme el traje de ba√Īo, as√≠ que lo met√≠ sosteni√©ndolo desde atr√°s abraz√°ndolo por la cintura:

 

DON ROLO: Pero si Laura ya te autoriz√≥ ¬ŅPor qu√© no te pones tu biquini y te metes conmigo?

 

YO: La se√Īora nos est√° viendo desde su ventana en el segundo piso.

 

DON ROLO: Ya me di cuenta... me gustaría que delante de ella me masturbaras, me mamaras la verga y hasta te cogería... ¡Hija de la chingada!

 

YO: ¬ŅEst√° enojado con ella?

 

DON ROLO: ¬ŅNo te ha contado nada?

 

YO: No, ¬ŅDe qu√©? Y me cont√≥ lo mismo que la se√Īora me hab√≠a narrado, lo saqu√© del yacusi y lo sequ√© ah√≠ mismo, era muy bochornoso secar su cuerpo desnudo delante de la se√Īora, lo puse de espaldas a la ventana para secarle sus genitales, ten√≠a la verga apuntando a mi boca pero sent√≠a la mirada de do√Īa Laura sobre cada uno de mis movimientos, le puse su bata y lo llev√© al comedor para escapar de esa mirada escrutadora, le serv√≠ el almuerzo, despu√©s lo llev√© a su cama y lo mediqu√©, al instante se qued√≥ dormido. Yo sal√≠ al jard√≠n escapando de la tentaci√≥n de meterme bajo sus s√°banas y cual ser√≠a mi sorpresa cuando sent√≠ llegar a Do√Īa Laura a mi lado:

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅSe durmi√≥?

 

YO: S√≠ se√Īora.

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅCu√°nto tiempo duerme?

 

YO: Aproximadamente un par de horas, se√Īora.

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅT√ļ sabes dar masajes?

 

YO: Bueno, no soy una experta pero recibí entrenamiento para dar masajes terapéuticos.

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅMe dar√≠as uno a m√≠ mientras Rolando duerme?

 

YO: Con mucho gusto se√Īora, pero le sugiero hacerlo en una de esas camas parasol, porque as√≠ si despierta don Rolo lo podr√© auxiliar.

 

Do√Īa Laura se quit√≥ su neglig√© y me qued√© asombrada como una mujer a sus a√Īos ten√≠a un cuerpo de Diosa, ten√≠a un diminuto hilo y un brasier del mismo color de su neglig√©, se notaba que gastaba mucho dinero en lencer√≠a, yo fui por mi maleta y cuando regres√© la encontr√© acostada boca arriba sobre la cama de sol, ten√≠a los ojos tapados, mientras me echaba aceite en las manos pude notar su sexo totalmente depilado a trav√©s de su triangulito semitransparente, nunca en mi vida hab√≠a visto un brasier tan peque√Īo, eran dos tiritas que escond√≠an sus enormes pechos, comparados con los m√≠os parec√≠an melones versus limones, le regu√© aceite por todo su cuerpo y empec√© por los m√ļsculos de su cara, luego baj√© a sus hombros y brazos, ten√≠a una piel muy delicada, luego me salt√© los senos y masaje√© su est√≥mago, fui a sus pies y luego fui subiendo por sus torneadas piernas, cuando acariciaba sus muslos cre√≠ haber o√≠do un gemido, pero tal vez solo fue mi imaginaci√≥n.

 

Luego ella misma se dio vuelta, me pidi√≥ que le desatara su brasier, empec√© por sus hombros y brazos, luego segu√≠ por la espalda, de nuevo baj√© a sus pies y fui subiendo por sus pantorrillas, cuando acariciaba sus muslos internos me puse una pierna sobre el hombro y pude notar que el hilito se hab√≠a corrido dej√°ndome ver esa vagina rosadita y muy bien depilada, se me ocurri√≥ pensar que el sexo entre ellos debi√≥ haber sido delicioso, otra vez me entraron celos, luego le embarr√© las protuberantes nalgas de aceite y se las amas√©, ella volte√≥ a verme y sonri√≥, era extra√Īo tener ese para de nalgas entre mis manos, lo que hubiera dado cualquier hombre por estar en mi lugar.

 

Al terminar se paró dejándome ver esos pechos bien formados con una aureola rosadita y sus pezones paraditos por el frío, por lo menos eso quería pensar yo, me dijo que ya se sentía mejor y que se iba a la oficina, subió las gradas como modelando su escultural cuerpo, no podía quitar mi mirada de sus nalgas, no me gustan las mujeres, pero sé apreciar su belleza y ella estaba dentro de las mejores... me fui a lavar las manos y al rato se despidió, me fui a sentar a la cama de Don Rolo y a saborearme esa verga parada bajo las sábanas.

 

Cuando despertó le dije que su esposa había salido, mejor no le hubiera dicho nada:

 

DON ROLO: ¬ŅC√≥mo te sientes?

 

YO: Muy bien y ¬ŅUsted?

 

DON ROLO: Digo ¬ŅC√≥mo te sientes despu√©s de lo de ayer?

 

YO: Ay, don Rolo, ¬ŅYa va a empezar?

 

DON ROLO: Ese fue el mejor regalo que me has hecho.

 

YO: Pues ni tan regalo porque el sobre era generoso.

 

DON ROLO: Y hay m√°s si me sigues consintiendo.

 

YO: Ya le dije que soy enfermera, no puta.

 

DON ROLO: Ya lo s√©, mi reina, no te ofendas, ¬ŅT√ļ crees que no puedo pagar a la mejor prostituta de la ciudad?

 

YO: Entonces ¬ŅPor qu√© no lo hace? Y me deja de seguir atormentando con sus cosas.

 

DON ROLO: ... porque t√ļ me gustas mucho.

 

YO: Ay, Don Rolo, no me diga eso que soy casada.

 

DON ROLO: Tambi√©n lo s√©... contigo es muy dif√≠cil hablar, si te pago te sientes prostituta y si no te pago me resultas con que eres una mujer casada, dime ¬ŅQu√© hago para no ofenderte?

 

YO: No sé, si fuera soltera le diría que me enamorara, pero como no lo soy entonces no se lo voy a permitir... no sé... ni yo misma me entiendo.

 

DON ROLO: Eso est√° mejor... empecemos por el principio... ¬ŅTe ha gustado lo que me has hecho hasta el momento?

 

YO: ... si le digo que s√≠ se va a querer aprovechar de m√≠ y se le digo que no se va a enojar conmigo ¬ŅQu√© quiere que le diga?

 

DON ROLO: Que sí, que te ha gustado mucho... y por favor no pienses que me quiero aprovechar de ti, solo quiero que me consientas...

 

YO: Pero es que para usted consentir tiene que ver con sexo.

 

DON ROLO: ¬ŅY eso es malo?

 

YO: Malo no, pero yo no soy su mujer.

 

DON ROLO: Podr√≠as llegar a serlo si t√ļ quisieras.

 

YO: Ay, las cosas que dice, yo una humilde enfermera siendo la mujer de un gran ingeniero... no me haga reír...

 

DON ROLO: De un ingeniero parapl√©jico, que no se te olvide ese peque√Īo detalle... ¬ŅTe puedo pedir algo?

 

YO: Usted pida, pero yo me reservo el derecho a cumplirle.

 

DON ROLO: ... me gustar√≠a que me hicieras un striptease... ¬°No vayas a empezar a gritar como siempre!... d√©jame explicarte... para que no te sientas mal, le voy a pedir a mi abogado que te deposite al mes, una cantidad con cuatro ceros, as√≠ no te ofendo cada vez que te pida algo... ¬ŅQu√© piensas?

 

YO: ... ¬Ņcon cuatro ceros?... pero eso es una fortuna... eso no lo ganan ni los doctores del hospital donde trabajaba... ¬ŅEst√° loco?

 

DON ROLO: S√≠, tal vez un poquito... por ti... ¬Ņpor qu√© te quedas callada?... promete por lo menos que lo vas a pensar...

 

YO: ... ¬Ņy qu√© tendr√≠a que hacer?

 

DON ROLO: Primero un striptease...YO: Pero yo no sé bailar.

 

DON ROLO: No me importa, no quiero ver tu ritmo sino tu cuerpo.

 

YO: ... ay... no sé... ni mi marido me ha pedido que haga eso.

 

DON ROLO: Mejor a√ļn, me encantar√≠a ser el primero al que le haces un striptease ¬Ņsabes c√≥mo hacerlo?

 

YO: Claro, soy enfermera, no idiota... una se va quitando la ropa hasta quedarse desnuda... pero después va a querer más... y...

 

DON ROLO: ¬ŅY?... ¬ŅQu√© tiene de malo que quiera m√°s?... ¬ŅPara ti es un sacrificio?

 

YO: Tampoco... pero...DON ROLO: Ya s√©, eres una mujer casada, pero afrontemos la verdad... no te vayas a enojar conmigo por lo que voy a decir, pero es la verdad... t√ļ ya no eres una mujer fiel... ¬°No digas nada!... solo ac√©ptalo... desn√ļdate para m√≠... por favor.

 

Pens√© que si fuera pol√≠tico hubiera llegado a ser Presidente, con esa labia que ten√≠a convenc√≠a hasta el m√°s desconfiado y pens√© otra cosa peor: con esa verga que ten√≠a podr√≠a convencer hasta a una monja, afortunadamente yo no lo era y viendo su carita de ni√Īo esperando su regalo... pues puse m√ļsica y empec√© a moverme... me sent√≠a rid√≠cula frente a √©l... no pod√≠a seguir el ritmo de la m√ļsica... pero cerr√© los ojos y me desaboton√© mi uniforme el cual cay√≥ al piso... con mucho pudor le di la espalda y me quit√© el brasier, en ese momento me di cuenta que a√ļn no me hab√≠a visto los pechos... segu√≠ movi√©ndome... seguramente se estaba riendo de m√≠ y no lo culpar√≠a, me sent√≠a como un armario bailando... volte√© a verlo y se estaba tocando la verga... ¬°Uf! ¬°QUE VERGA!... me fui bajando mi tanga... ¬°Qu√© horror!... estaba desnuda frente a √©l y me gustaba mucho sentirme deseada... me di la vuelta tapando mis senos y me aplaudi√≥ de manera grotesca, pero mis ojos estaban clavados en esa pija majestuosa.

 

En un acto atrevido me sub√≠ a su cama y le bail√© en medio de su cuerpo, en esa posici√≥n pod√≠a verme completa, mi cosita h√ļmeda de lujuria, mi ano atormentado por probarlo y mis senos bamboleantes con mis pezones paraditos de la calentura, ya no hab√≠a vuelta atr√°s, me hinque sobre su cuerpo y le puse mi culo en la cara, como ni√Īo hambriento sac√≥ su lengua y me lam√≠a del ano a la vagina y viceversa, luego tom√≥ con sus labios mi cl√≠toris y no tuve m√°s que t√≠rame sobre su verga para hacer un delicioso sesenta y nueve.

 

Era momento de sentir...

 

mi cuerpo convulsionaba con las mamadas que me daba este hombre y yo también lo mamaba tragándome toda su verga, le tocaba esas pelotas cargada de semen...

 

quería que esto no terminara nunca... era tan deliciosa la manera como disfrutábamos de nuestros cuerpos...

 

yo lloraba al sentir su tranca en mi campanilla, pero no me importaba... si hubiera podido me lo tragaría entero...

 

no había nada mejor en el mundo que mamar siendo mamada...

 

como un acto reflejo le met√≠ un dedo en su culo y lo mov√≠ por dentro tratando de estimularle la pr√≥stata y estoy segura que lo logr√© porque me llen√≥ la boca de semen, mientras yo le ba√Īaba la suya con mis jugos, nunca antes hab√≠a disfrutado un orgasmo simultaneo...

 

 ¡Que rico! Descansamos un rato abrazados...

 

empiernados...

 

¬†pero ten√≠a que salir de ese sue√Īo, as√≠ que me par√© y me fui a ba√Īar, como un acto de agradecimiento por haberme hecho sentir tanto, dej√© la puerta abierta y no cerr√© la cortina del ba√Īo, √©l sonre√≠a satisfecho, me vest√≠ y tocaron la puerta, antes de ir a abrir me pidi√≥ que me acercara y me bes√≥ la boca con ternura, como si fuera su esposa, enred√© mi lengua con la suya y me entregu√© a ese beso de amor, volvieron a tocar y entr√≥ otra viejecita enfermera, me desped√≠ sin mirarlo.

 

En lugar de ir a mi casa me fui al parque de la esquina a reflexionar, era la primera vez que Don Rolo me besaba la boca y lo peor es que me hab√≠a gustado mucho ¬ŅC√≥mo era posible que gozara ese beso si proven√≠a de una boca torcida? ¬ŅMe estaba enamorando de √©l? ¬ŅO de su verga? ¬ŅY mi esposo?... mil ideas se agolpaban en mi cabeza, no sab√≠a qu√© hacer, me encamin√© a mi casa y al llegar mi esposo se extra√Ī√≥ de mi retraso, le invent√© una mentira que me crey√≥, pero a la hora de dormir me pidi√≥ de nuevo las nalgas, le dije que solo iba al ba√Īo y me pregunt√≥ que llevaba en las manos, al darse cuenta que era lubricante, explot√≥, me dijo que d√≥nde hab√≠a aprendido eso, que qui√©n me hab√≠a ense√Īado, estaba furioso, yo le dije que por mi profesi√≥n sab√≠a que esas cosas ayudaban al sexo anal, pero me segu√≠a gritando como enajenado.

 

Para tranquilizarlo, me desnud√© completa, le dije que hiciera conmigo lo que quisiera, tambi√©n se desnud√≥ y tir√°ndome del pelo me oblig√≥ a tragarme su verga, luego me puso en posici√≥n d√© misionero y me cogi√≥ brutalmente, ten√≠a la cara desencajada, me agarr√≥ a bofetadas, era la primera vez que me pegaba, me dio vuelta y me viol√≥ el ano sin lubricante, yo gritaba de dolor, al fin termin√≥ el tormento y me ba√Ī√≥ los intestinos de semen, al sacarla su verga estaba manchada de mierda.

 

Sal√≠ corriendo al ba√Īo y defequ√© con mucha dificultad y dolor, tome mi cara entre las manos y llor√© como nunca antes lo hab√≠a hecho, sent√≠a que me merec√≠a que me tratara as√≠, como a una puta, casi me quedo dormida sentada en la taza, al salir mi marido me dijo que seguramente mi paciente me estaba ense√Īando esas cosas raras, eso de usar lubricantes solo lo hacen las putas, se dio la media vuelta y se durmi√≥... esa fue la peor noche de mi vida, no pude dormir, deb√≠a hacer algo, pero ¬ŅQu√©?... a la ma√Īana siguiente.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.