La graduación de una amiga

Basado en hechos reales en sonora, yo tendr√≠a mas o menos 24 a√Īos ya han pasado 7 a√Īos.!

Poco antes de las 3 de la ma√Īana, en el mes agosto de 2015 y con una noche de mucho calor y humedad en el clima, sal√≠amos de una graduaci√≥n con mi amiga la cual llamar√© J.E, (para mantener la privacidad).
acompa√Ī√°ndola hasta su casa, que se encontraba a unas pocas cuadras del lugar donde se realiz√≥ dicho evento.

Ella y yo nos conocimos algunos a√Īos atr√°s en el cumplea√Īos de un amigo en com√ļn, pero desde entonces entablamos una excelente relaci√≥n y nos fuimos haciendo grandes amigos.

A partir de ese d√≠a, una vez llegando a su casa, a ambos nos cambiar√≠a la vida, puesto que ya no seriamos solo grandes amigos, sino que pasar√≠amos a ser una pareja con el objetivo √ļnicamente de tener relaciones sexuales, pero m√°s a√ļn, el camino que nos espera, nos llevar√≠a a tener muchas experiencias sexuales que sin este d√≠a, ambos jam√°s las hubi√©ramos tenido.

Al llegar a su casa, yo me quedaría una media hora aproximadamente para luego pedir un taxi.
Pasaron poco más de 10 minutos, y mientras tonteábamos, comentamos sobre el insoportable calor que hacía y había hecho durante toda la noche y lo traspirados que estábamos debido a la enorme humedad que había. No obstante, ella comentó que tenía ganas de darse un chapuzón en su piscina, a lo que le dije que si, pero que por desgracia no tenía ropa que ponerme para meterme, e inmediatamente de forma graciosa me dijo que no me haga problemas, ya que ella me podía prestar un bikini para que me pusiera, mientras nos reíamos.

En ese momento le dije - J.E!, la verdad no estar√≠a mal, pero, ¬Ņpara qu√© queremos usar bikini?, met√°monos desnudos y listo -, entre risas y de manera p√≠cara ella me respondi√≥ que estar√≠a bien, que sonaba buena idea.

Sorprendido Inmediatamente, le dije - Hem m, estoy seguro de que no te animas - y ella sin remordimientos me contesto - seguro que tu tampoco -, claramente en ese momento me estaba redoblando la apuesta. Rápidamente, le dije que la desafiaba, y que nos pusiéramos de espalda y nos desnudemos. Sin decir nada más, ella se rio e inmediatamente aceptó, pero en el interior de cada uno de nosotros pensábamos que no lo haríamos.

As√≠ fue que nos paramos de las sillas, mientras nos re√≠amos, cada uno supon√≠a que el otro no se animar√≠a, y as√≠ fue, nos pusimos de espalda, y en ese momento me quit√© la camisa que llevaba puesta y arroj√°ndola sobre un sill√≥n que se encontraba ubicada al lado nuestro. Seguido a esto, ella se quit√≥ su vestido, quedando √ļnicamente en con su tanga (calzones), en lo que me dice - ves, yo ya casi estoy desnuda y t√ļ solo te has quitado la camisa -. En respuesta a su dicho, yo me quit√© mi pantal√≥n quedando en b√≥xer.

De pronto, J.E. me pregunto que estaba esperando para quitarme el bóxer, y yo algo medio nervioso y como ambos nos encontrábamos dándonos la espalda me lo quite. Ella de forma inmediata exclamo - en verdad lo hiciste? creí que no lo ibas a hacer -, pero sin perder tiempo ella también se quitó su tanga. Recuerdo que le mencione que nos estábamos yendo al carajo, pero ella rápidamente me dijo: - qué problema hay, primero que estamos nosotros solos, somos amigos y estamos solteros, por lo que no debemos de dar explicación a nadie -. 

R√°pidamente, me di vuelta, ambos desnudos y tap√°ndonos con nuestras manos los genitales, nos dirigimos hacia la piscina, donde estuvimos un rato, y a medida que pasaba el tiempo nos fuimos relajando.

Al cabo de un rato le dije que me prestara la ducha para enjugarme y así poder tomar un taxi, debido a que ya habíamos pasado buen tiempo en la alberca entre risas y temerosos por permanecer desnudos. En el momento en que salgo, J.E. me dijo que la esperara y que también quería ir a ducharse, me sorprendí tanto que dijera eso que me quedé mudo. En ese momento me dijo, bueno si no quieres no y se empieza a reír.
Yo con mi cara de tonto y pensando que me ba√Īar√≠a en la ducha con mi amiga le dije, Claro, vamos.

Tras llegar al ba√Īo, ella toma la regadera e ingresa primero en la ducha, mientras yo la observaba desde afuera. No pod√≠a sacar mi mirada de sus hermosos y peque√Īos pechos, con unos pezones incre√≠bles. Casi de forma inconsciente y del alma, recuerdo que le dije - J.E. tienes unas muy lindas tetas -, inmediatamente me miro sonriendo, mordiendo su labio inferior, y esbozo - y t√ļ, tienes un pene muy lindo -, mientras el ruido de nuestras risas colmaban el ambiente.

Los dos, ya metidos en la ducha, y por casualidad en uno de esos momentos si querer rozó mi pene sobre su lindo trasero, y así comencé a ir teniendo una erección que no podía ya contener y que obvio ella notó y dijo - estás erecto!, no quieres que nos chuponiemos un poco, yo tengo ganas -, e inmediatamente y sin dudarlo le dije - me encantaría, además, se me hace agua la boca por besar tus hermosos pechos - y así comenzamos.

Inmediatamente, comencé a besar su cuello y fui bajando hasta sus deseosos pechos. Con mi lengua empecé a lamer sus tetas y pasando poco a poco por la areola de uno de sus pechos y acariciándolos suavemente con mis manos. Sentía como J.E. lo estaba disfrutando y por supuesto que yo también. Así fue que comencé a bajar por su abdomen, hasta poder arrodillarme en el piso de la ducha.

Una vez all√≠, le dije que pusiera su pierna en la esquina de la pared de la ducha, para poder besar el muslo de su pierna, y poco a poco me fui acercando a su jugosa vagina, dando de besitos y leng√ľetazos. No lo pod√≠a creer, me estaba comiendo toda su espectacular concha, levantando de a momentos mi mirada y observado como lo disfrutaba, con su mano apretaba sus deliciosos pechitos y su carita lo dec√≠a todo.
Estaba realmente excitada, recuerdo como movía su cadera para que mi lengua frotara más sobre su concha a un ritmo que ella estaba deseando.

Tras seguir comi√©ndome toda su vagina y prendido como un becerro a su cl√≠toris, de repente me pidi√≥ que pare un poquito porque estaba a punto de acabar y que a√ļn no quer√≠a. Acto seguido, me dijo que su boca salivaba como nunca y quer√≠a comerse toda mi pija, que ya a estas alturas la ten√≠a dur√≠sima y empapada en l√≠quido pre seminal. As√≠ fue que me sent√© en el piso, poniendo mi espalda contra una de las paredes, y ella poni√©ndose en modo bolita, comenz√≥ jalando mi pene.

Poco a poco comenz√≥ chup√°ndome los huevos, d√°ndole de leng√ľetazos, mientras observ√≥ como se come poco a poco todo mi pene, comenz√≥ a hacerme un oral incre√≠ble. Mientras ella contin√ļa, chupando y chupando, yo ya comenzaba a sentir como se estaba preparando mi leche para salir eyectada a trav√©s de mi pene.

Durísima y a punto de estallar, le dije que ya iba a acabar, ya que no sabía si le gustaría que le acabara dentro de su juguetona boquita, entonces ella con su lengua empezó a pasarla hacia arriba y hacia abajo por el frenillo de mi pene, como diciendo - no me importa, quiero que te vengas en mi boca- . Así continuo hasta que finalmente no pude aguantar más y explote largando toda mi leche en ella, y tras terminar de acabar, me miro con una sonrisa diciendo - no podías estar más cargado -, a lo que sabía que así era.

Acto seguido, le dije que se recostara sobre mi pecho, y así lo hizo, abriendo sus piernas y con mi mano empapada en saliva, comencé a masturbarla, ahora si quería que ella también acabe y tenga su recompensa. Así fue, me guio y me decía como quería que sé lo haga.

La estuve masturbando y al mismo tiendo le mordía y le chupaba las tetas, podía sentir su excitación. Miraba como su cuerpo temblaba hasta que finalmente la ice explotar en un gran orgasmo, asiendo vibrar todo su cuerpito y escuchando su sonido de placer. Desparramados en el piso de la ducha, estuvimos algunos minutos, mientras el agua caía encima de nosotros.

Finalmente, nos limpiamos, terminamos de ba√Īar y salimos del ba√Īo, pero ambos muy cansados y la verdad yo ya no ten√≠a ganas de ir hasta mi casa, por lo que le comente a ella, quien sin dudarlo me dijo que me quedara y ambos desnudos en su cuarto ca√≠mos como moscas.


De este modo y sin saberlo, es como comenzaríamos a vivir poco a poco nuestras experiencias sexuales, y un secreto que ocultar a nuestros amigos.

Fue mi primer experiencia con una amiga real la cual posterior a ese día comenzaron los juegos sexuales más maravillosos que eh tenido.
Ese día no hubo penetración pero para luego es tarde. El fin de semana me habla para invitarme a su casa y continuar lo que habíamos iniciado. Pero ahora si con más confianza y seguridad de ambos.
No les narro esa parte porque se haría muy largo el texto.
Espero les haya gustado mi experiencia
Saludos cordiales.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.