Soy Enfermera, pero no Puta VI

Soy Enfermera, pero no Puta VI

 

A la ma√Īana siguiente mi marido sali√≥ sin despedirse, yo me sent√≠a la peor de las mujeres, la m√°s sucia e infiel que haya existido, ten√≠a los ojos rojos de tanto llanto y desvelo, ni siquiera desayun√©, me ba√Ī√© y me prepar√© a enfrentar otro d√≠a de mi atormentada vida, antes de salir descubr√≠ una notita sobre la mesa del comedor que dec√≠a:

-RENUNCIA O NO VUELVAS NUNCA M√ĀS

-¬ŅQu√© era esto? ¬ŅQu√© voy a hacer?... pas√© al banco a depositar mis ahorros, no quer√≠a que mi esposo se diera cuenta que ten√≠a dinero que no pod√≠a justificar ¬ŅPor qu√© me ment√≠a a m√≠ misma? No eran ahorros, eran producto de mi vida libertina, eran producto que ganaba con el sudor de mi cuerpo, eso solo ten√≠a un nombre: ¬°PUTA!

¬ŅC√≥mo era posible que en menos de una semana mi vida se me cayera en pedazos? Ten√≠a que tomar una decisi√≥n si quer√≠a retomar mi existencia, as√≠ que camin√© presurosa hacia la puerta de mi trabajo dispuesta a renunciar, me abri√≥ do√Īa Laura, estaba elegant√≠sima, le dije que le quer√≠a hablar, me dijo que sal√≠a de prisa porque ella y su marido ten√≠an cita en el juzgado, que pasara adelante y que en unas horas volver√≠a don Rolo, no me dio tiempo ni a reaccionar, antes de salir me dijo, sobre mi cama te dej√© un regalito, me dio una nalgada y se fue

 

¬ŅQu√© hab√≠a sido eso? Yo nunca hab√≠a subido al segundo nivel, as√≠ que corr√≠ para abrir mi regalito, al entrar pude ver una habitaci√≥n enorme, el doble que la de don Rolo, preciosa, efectivamente estaba sobre su cama el regalito, lo abr√≠ y era un traje de ba√Īo de marca, eso s√≠, peque√Ī√≠simo, eso no me iba a tapar nada, me desnud√© y me lo prob√©, al verme al espejo el triangulito apenas tapaba mi vagina, la parte superior eran dos tiritas como el brasier que ella us√≥ ayer, me di la vuelta y parec√≠a que estuviera desnuda, el hilito se met√≠a entre mis nalgas ocult√°ndose, yo jam√°s me pondr√≠a eso delante de la gente, aunque debo reconocer que me encant√≥ pero era muy atrevido para mis gustos, lo guard√© dentro de mi maletita y me puse mi uniforme.

 

Curioseando encontr√© una gaveta que ten√≠a la lencer√≠a m√°s hermosa y sexy que yo hab√≠a visto en mi vida, la gaveta de la par no la pude abrir, hab√≠a un joyerito sobre la marquesa que ten√≠a unas joyas divinas, seguramente val√≠an una fortuna, al vaciar el joyerito divis√© una llave, la prob√© en la gaveta y abri√≥, hab√≠a una colecci√≥n de DVDs, todos con fecha, tom√© el m√°s antiguo y lo puse en el DVD, me sent√© y puse play ¬°¬ŅQu√© era eso?!Don Rolo se ve√≠a guap√≠simo, ha de haber sido de como diez a√Īos atr√°s, entonces apareci√≥ do√Īa Laura con un vestido de noche elegant√≠simo, estaban en esta misma habitaci√≥n, la c√°mara debi√≥ de estar puesta sobre este mueble porque se ve√≠a toda la cama, Don Rolo entr√≥ al ba√Īo mientras do√Īa Laura se desnudaba, ¬°Que cuerpo, Dios m√≠o! Parec√≠a una modelo, una reina de belleza, una amazona hermosa, se qued√≥ solo en tanga y pude admirar esas nalgas que ya hab√≠a tenido entre mis manos, luego sali√≥ don Rolo y entr√≥ ella al ba√Īo, √©l ven√≠a solo en b√≥xer negro, se le dibujaba su tremenda erecci√≥n, movi√≥ la c√°mara acercando m√°s la imagen a la cama, puso m√ļsica y se acost√≥ al instante sali√≥ do√Īa Laura y se quit√≥ la tanga sin ning√ļn pudor, se la avent√≥ a la cara y √©l la oli√≥ disfrutando los aromas de la vagina de su mujer.

 

Ella gate√≥ sobre la cama, era imposible dejar de ver esas nalgas que se abr√≠an a cada gateada mostrando su h√ļmedo chochito, le quit√≥ el b√≥xer y le mam√≥ la verga, pod√≠a ver de cerca como su lengua envolv√≠a aquel trozo de carne bien parado, le lami√≥ las bolas con mucho disfrute, l√°stima que la m√ļsica no me dejaba o√≠r los gemidos que profer√≠an, don Rolo le tomaba la cabeza como gui√°ndola a la velocidad y profundidad que quer√≠a que lo mamara, ella se la tragaba completa y se la dejaba hasta adentro haciendo que don Rolo deformara su rostro cundido de placer.

 

Do√Īa Laura hizo algo que no ten√≠a ni idea que le fuera a dar tanto placer a un hombre, mientras le mamaba la verga le pasaba sus grandes tetas por los huevos, √©l ha de haber sentido delicioso como los pezones se restregaban en sus pelotas, √©l sub√≠a su pelvis para meterle m√°s profundo la verga dentro de la boca y al mismo tiempo disfrutar del roce de esos pezones en sus huevos, luego fue √©l quien la acost√≥ y disfrut√≥ comi√©ndose esa vagina apetecible, le chupaba el cl√≠toris con fruici√≥n, ella se tocaba las tetas con los ojos cerrados y la boca abierta.

 

Luego le dio vuelta y metió toda su cara entre esos promontorios enormes que tenía por nalgas, le metía la lengua en el ano y ella se convulsionaba de gusto, que hermoso cuadro erótico estaba disfrutando, metí mi mano derecha dentro de mi mojada tanga, la hice a un lado y me perforé con un dedito, lo metía y lo sacaba viendo esos cuerpos hermosos que danzaban al ritmo del placer, luego hicieron un 69 donde ella disfrutaba mamado esa verga que me enloquecía, la envidiaba, que rico era mamar esa pija, ella se sacó el pene de la boca y se lo frotó por toda la cara, se le veían los brillos de saliva sobre su hermoso rostro.

 

Ella se sent√≥ d√°ndole la espalda y se encaj√≥ ese monumento de verga dentro de su vagina apretada, ella cabalgaba a su marido chup√°ndose los pezones alternativamente y se tocaba con la otra mano el cl√≠toris, eso nunca lo hab√≠a hecho yo, seguramente esos DVDs me iban a ense√Īar mucho de sexo, lo que ten√≠a con mi marido era totalmente rutinario, en cambio ellos si se sab√≠a disfrutar el uno al otro, mis dedos segu√≠an perforando mi hoyito delantero, tratando de imitarla me saqu√© un seno y lam√≠ mi propio pez√≥n, que delicia sentir mi lengua en la puntita, se me pararon de la excitaci√≥n.

 

Ella se dio vuelta y lo cabalgo de frente, yo estaba celosa viendo como ese cuerpo sudado brincaba sobre la verga que me ten√≠a atormentada, como me hubiera gustado ser yo la que disfrutara de esa pija maravillosa, de pronto ella se sac√≥ la verga, se lubric√≥ y la gui√≥ a su ano, era incre√≠ble ver como semejante trozo de carne invad√≠a su hoyito trasero, gotitas de sudor ca√≠an de su espalda mojando su culo, no pod√≠a entender como a las mujeres les gustaba que les dieran por atr√°s, yo prefer√≠a siempre por la vagina, pero do√Īa Laura seguramente lo disfrutaba porque echaba la cabeza para atr√°s subiendo y bajando de esa verga deliciosa.

 

√Čl la puso de perrito y se la encaj√≥ de una sola estocada, ella se tocaba el cl√≠toris y por sus gestos pude ver que ten√≠a un gran orgasmo, √©l se la sac√≥, sepaje√≥ y le ba√Ī√≥ la cara y las tetas de semen, lo m√°s curioso fue que ella se tom√≥ con sus dedos unos grumos de semen y se besaron en la boca, mi marido nunca me dejar√≠a besarlo con mi boca llena de leche, pero lo m√°s incre√≠ble es que ella se meti√≥ bajo las s√°banas sin siquiera limpiarse, seguramente les daba morbo ver las costras secas de semen sobre su cuerpo al d√≠a siguiente, don Rolo se dirigi√≥ a la c√°mara y la apag√≥, no pude alcanzar mi orgasmo de los nervios que ten√≠a, dej√© todo como estaba y sal√≠ a ver que hac√≠a.

 

Me aburr√≠ el resto de la ma√Īana, despu√©s de almuerzo, el abogado llev√≥ a Don Rolo, lo llev√© a su habitaci√≥n para medicarlo, pero √©l no quiso, me dijo que la pastilla lo obligaba a dormir y que antes quer√≠a hablarme, me dio la boleta de dep√≥sito y ¬°madre m√≠a! Efectivamente hab√≠a una cantidad con cuatro ceros, yo quer√≠a decirle que iba a renunciar, pero se ve√≠a tan contento que no me atrev√≠, ya se lo dir√≠a a la se√Īora antes de irme, me pidi√≥ que lo desnudara y le pusiera su bata, trat√© de hacerlo de la forma m√°s r√°pida que pude, pero era imposible dejar de ver esa verga que salt√≥ al quitarle el b√≥xer, le puse la bata y me cont√≥ sobre el juicio, tal parec√≠a que las cosas lo favorec√≠an, le hicieron un examen psiqui√°trico y √©l cre√≠a que los resultados lo iban a ayudar, lo mediqu√© y se qued√≥ dormido.

 

O√≠ un portazo terrible, era la se√Īora que hab√≠a vuelto, se ve√≠a muy molesta, me pidi√≥ que la masajeara, que estaba muy tensa, me llev√≥ a su habitaci√≥n, me ech√© aceite en mis manos y se desnud√≥ sin ning√ļn pudor, empec√© el masaje un poco nerviosa:

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅQu√© pasa Lola? ¬ŅTe sientes inc√≥moda al verme desnuda?

 

YO: No, do√Īa Laura, no es eso... lo que pasa es que usted tiene un cuerpo de modelo, es imposible no admirarla.

DO√ĎA LAURA: Dime, Lola ¬ŅAlguna vez has estado con otra mujer?

 

YO: Ay, do√Īa Laura ¬ŅQu√© preguntas son esas? No, nunca.

 

DO√ĎA LAURA: ¬ŅQu√© tendr√≠a de malo? Estamos en pleno siglo veintiuno.

 

YO: A mí no me gustan las mujeres.

 

DO√ĎA LAURA: A m√≠ tampoco me gustaban los camarones hasta que los prob√©.

 

YO: ¬ŅAhora le gustan?

 

DO√ĎA LAURA: ¬°Me encantan!... as√≠ Lola... que buenas manos tienes... as√≠... hum... por toda la espalda... duele, pero es rico... ahg... ¬ŅTe gust√≥ el regalito que te hice?

 

YO: S√≠, gracias se√Īora, pero no se hubiera molestado.

 

DO√ĎA LAURA: Me gustar√≠a v√©rtelo puesto.

 

YO: Ya me lo prob√©... me gusta... pero es muy chiquito... a m√≠ me dar√≠a verg√ľenza pon√©rmelo delante de la gente.

 

DO√ĎA LAURA: ...as√≠, Lola, as√≠... que delicia... necesitaba este masaje... as√≠... as√≠... estr√ļjame las nalgas... que manos tienes... cuando termines el masaje ¬ŅTe pruebas el traje?

 

YO: Ay, se√Īora, no s√©...

 

DO√ĎA LAURA: Somos mujeres las dos... ¬ŅNo te has ba√Īado con una prima o alguna amiga alguna vez?

 

YO: Sí pero... eran de confianza... usted es mi patrona...

 

DO√ĎA LAURA: Deja de decir tonter√≠as y pru√©batelo, ese traje que ten√≠as era horrible, este te ha de quedar espectacular.

 

Se levant√≥ de la cama, desnuda como estaba con su cuerpo brilloso por el aceite, era una postal digna de portada de revista, me pidi√≥ que me probara el biquini, yo temerosa tuve que hacerlo, me desnud√© con mucha verg√ľenza delante de ella y me lo puse:

 

DO√ĎA LAURA: Ya veo que tambi√©n te depilas la conchita... tienes unos senos muy hermosos... y ese traserito... has de hacer muy feliz a tu esposo en la cama ¬ŅTe consideras buena amante?

 

YO: No s√©, se√Īora... nunca se lo he preguntado a mi esposo... pero hasta el momento no ha tenido ninguna queja...

 

DO√ĎA LAURA: Modela para m√≠, como si estuvieras en una pasarela.

 

YO: Ay, do√Īa Laura, no s√© c√≥mo hacerlo...

 

DO√ĎA LAURA: Con ese cuerpecito que Dios te dio debes hacer maravillas en la cama... as√≠, camina cruzando las piernas... exacto... ahora date la vuelta...que bonitas nalgas tienes... te ves muy delicada, como si fueras a romperte... as√≠, Lola... muy bien...

 

YO: Ay, se√Īora... me siento inc√≥moda con todo lo que me dice... usted est√° desnuda vi√©ndome... y...

 

DO√ĎA LAURA: No pasa nada, Lola, somos mujeres admirando nuestros cuerpos... ¬ŅSabes que me gustar√≠a?... darte un masaje con mis propias manos.

 

YO: No me atrever√≠a, do√Īa Laura, usted es mi jefa, soy yo la que debo atenderla, no al rev√©s.

 

DO√ĎA LAURA: Ven, desn√ļdate que te voy a devolver el favor. No tuve m√°s que hacerlo, me acost√≥ sobre la cama donde momentos antes la hab√≠a visto coger con ¬†Don Rolo, me acost√≥ boca abaj√≥ y se sent√≥ en mis nalgas, pod√≠a sentir su chochito h√ļmedo y caliente sobre mi cuerpo, empez√≥ a masajear mi cuello:

 

YO: Se√Īora, me da mucha pena dec√≠rselo, pero tengo que renunciar.

 

DO√ĎA LAURA: ¬°¬ŅPor qu√©?! ¬ŅEl bestia de Rolando te hizo algo?

 

YO: No, se√Īora, √©l me trata con mucho respeto, es mi marido que ya no quiere que trabaje.DO√ĎA LAURA: Tr√°emelo y yo lo voy a convencer de lo contrario.

 

YO: No va a querer venir... él ahora gana más y no necesito trabajar. Diciendo eso estaba cuando siento sus manos en mis nalgas, a pesar de no tener experiencia como masajista, si la tenía para excitar mi cuerpo, estaba muy nerviosa:

 

DO√ĎA LAURA: Veo que te gusta mi masaje...YO: ¬ŅPor qu√© lo dice?

 

DO√ĎA LAURA: Tienes la conchita mojada.

 

YO: No es lo que usted piensa, ha de ser el aceite.

 

DO√ĎA LAURA: D√©jame ver.

 

YO: ¬°¬ŅQu√© est√° haciendo?!

 

DO√ĎA LAURA: Te estoy metiendo un dedito para comprobar si es aceite o son tus jugos.

 

YO: Ay, do√Īa Laura, no haga eso o salgo corriendo y no me ver√° nunca m√°s.

 

DO√ĎA LAURA: Esta bien, Lolita... pero prom√©teme que no vas a renunciar.

 

YO: Se lo prometo, pero s√°queme el dedo por favor.

 

DO√ĎA LAURA: Lo har√©... conf√≠o en tu promesa. Me la quit√© de encima como pude, agarr√© mis cosas y antes de salir de su habitaci√≥n, me dijo chup√°ndose el dedo:

 

DO√ĎA LAURA: ... no era aceite... eran tus jugos. ¬ŅPor qu√© me pasaba esto a m√≠? Sal√≠ corriendo hasta el jard√≠n, ah√≠ me vest√≠ como pude, me sent√© en la banquita a reflexionar, ¬ŅPor qu√© le hab√≠a permitido a do√Īa Laura que me vejara de esa manera? ¬ŅPor qu√© no la avent√© cuando me meti√≥ el dedo? Me revis√© la vagina y la tra√≠a empapada ¬ŅC√≥mo era posible excitarme en las manos de otra mujer? Eso nunca me hab√≠a pasado... lo que m√°s me torturaba era que deb√≠a renunciar... no pod√≠a regresar a mi casa sin haber tomado esa decisi√≥n...

 

RENUNCIA O NO VUELVAS NUNCA M√ĀS... esas palabras se agolpaban en mi cabeza... se me ocurri√≥ tomarle fotos con mi tel√©fono a don Rolo para que mi esposo viera que era un parapl√©jico, me fui a su habitaci√≥n y le tom√© varias, principalmente de su cara torcida llena de babas. A los pocos minutos despert√≥ y me pidi√≥ que le limpiara las babas, en eso estaba cuando o√≠mos un tremendo portazo, era do√Īa Laura quien se hab√≠a ido, me acerqu√© para limpiarlo bien y cual ser√≠a mi sorpresa que siento su boca bes√°ndome los labios, lo avent√© con un impulso que me sali√≥ de mi conciencia negra, √©l se asust√≥ y me dijo que qu√© me pasaba, entre llantos le cont√© el pleito de mi marido y su amenaza, se qued√≥ un momento reflexionando:

 

DON ROLO: Tiene razón, yo te había dicho que si fueras mi mujer no te dejaría ir a trabajar... pero pensemos cómo hacer para que tu marido te dé permiso...no sé... dale algo que él desee...YO: Lo que quería ya se lo di y eso precisamente fue el motivo del pleito. Así pasamos un buen rato discutiendo sin encontrar una solución, le dije que lo más probable era que tenía que renunciar a pesar de mis deseos de seguir siendo su enfermera, él se puso a llorar, era muy conmovedor ver a ese hombrón derramando lágrimas por mi culpa, lo abracé y con toda la intención del caso le puse su cara dentro de mis pechos, sentí su lengua lamerlos, con sus manos artríticas me agarraba de las nalgas, yo busqué su boca y lo besé con amor y deseo, no hicieron falta palabras, me desnudé y me metí dentro de las sábanas para hacer el amor, no quería coger, deseaba darle amor, que nuestra despedida fuera inolvidable.

 

Fue una danza deliciosa, tal parec√≠a que cada uno adivinaba lo que nuestros cuerpos necesitaban, nos mamamos con ternura, nos chupamos todo el cuerpo, su verga palpitaba lujuriosa, mi vagina destilaba muchos jugos que su boca saboreaba, luego me puse en medio de sus piernas y apliqu√© lo aprendido en el DVD, le mam√© la verga mientras le restregaba mis pezones por sus huevos, el subi√≥ su pelvis para disfrutar de mis caricias, ten√≠a el rostro totalmente desfigurado de placer, me sent√≠a orgullosa de complacerlo, me sent√© un su poderosa verga y me la met√≠ hasta el fondo, resbalaba como cuchillo en mantequilla, me lam√≠ yo misma los pezones y me toqu√© el cl√≠toris, √©l me dijo que estaba a punto de venirse pero que no ten√≠a preservativo y que no quer√≠a causarme m√°s problemas, le dije que era est√©ril, que me ba√Īara por dentro, me penetr√≥ con ganas y los dos nos vinimos al mismo tiempo.

 

Lo llev√© al ba√Īo y nos duchamos juntos por primera y √ļltima vez, lo dej√© en su cama y lo bes√© a manera de despedida, √©l me vio con sus ojos acuosos, me bes√≥ la mano y me desped√≠ cuando lleg√≥ la sustituta, llor√© en todo el camino a mi casa, al llegar me cambi√© y esper√© a mi esposo para darle la noticia de mi renuncia definitiva, cen√© sola porque mi marido no llegaba ¬ŅQu√© pasar√≠a? ¬ŅSer√° que me hab√≠a abandonado? Cuando estaba a punto de dormir, lo vi en el umbral de la puerta.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.